.

.

___

Relato I

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Sonaban los primeros acordes del Bolero de Ravel en el viejo tocadiscos de casa.

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Después de correr y nadar un rato, de cultivarse el cuerpo, le gustaba llegar a casa y tenerla para ella sola, descubrir ese silencio que ocupa las casas cuando sus inquilinos están fuera. Ponerse ese viejo disco tantas veces escuchado y ponerse un zumo de naranja. Con el zumo de naranja a medio tomar encendió el ordenador y vio que tenía un mensaje en el skype....se puso media sonrisa y escribió "te espero!".

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Se fue desnudando camino de la ducha. Se metió en la ducha y cerró los ojos debajo del agua. Pasaron segundos, minutos....se abandonó al masaje relajante que le hacían las gotas de agua caliente en su piel. Ring, sonó el timbre.

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Salió de ese estado de inconsciencia para salir de la ducha y secarse un poco camino de la puerta. Abrió sin mirar....era ella. Sonrió de forma pícara..."no esperaba que abrieras así, no me invita usted a entrar?". Él se alejó secándose el cuerpo mientras ella dudaba si entrar. Finalmente se decidió y cerró la puerta tras de sí. Al cerrar la puerta escuchó la voz potente y fuerte de él: "ponte de rodillas y ven hacia mí, te estoy esperando!".

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Ella llevaba una falda estrecha negra y una camisa con botones. Se desabrochó un par de botones y liberó un poco sus preciosos pechos. Se subió la falda y se bajó las bragas, se arrodilló y se puso las bragas en la boca. Así seguía las instrucciones que su Amo le había dado por skype.

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Llegó hasta él, que estaba sentado en el sofá, con la toalla abierta y su miembro ya medio erecto. Ella le puso las bragas de su boca en sus manos. Él la cogió del pelo y le puso su cara en su polla medio dura. La pasó por su cara y cuando ella abrió la boca para metérsela dentro le apartó la cara y se agachó para besarla.

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">"Me gustas mucho, bella dama. Me deseas, zorra?". Ella, con los ojos cerrados, tragó saliva y dijo "sí, mi Amo!". Él se levantó y dejó a Dulce (que así se llamaba ella) allí de rodillas y con la mirada en el suelo. Volvió con una caja en la mano. "Lo he guardado para alguien especial. Tú lo eres". Abrió la caja y sacó un collar de sumisión, simple, sin adornos, solo llevaba una pequeña plaquita que ponía Dulce por un lado y por el otro Andaluz.

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">"Te lo pondré cuando llegue el momento!"-dijo él.

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">"De acuerdo mi señor".

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">La cogió del pelo y la sentó en una silla roja. Le ató las manos atrás y su cuerpo se tensó. Él la miraba con deseo, le besó el cuello, ambos lados, lamió desde su nuca hasta la pequeña nuez de su garganta. Ella se mordía el labio inferior y cerraba los ojos. Empezó a morder sus orejas, pequeños mordisquitos, pasó por sus mejillas, por su nariz hasta que llegó a su boca. Se la abrió con la lengua y se la metió recorriendo todos sus dientes, perdiéndose en su boca durante minutos.

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Cogió unas tijeras y le cortó la camisa. Llevaba un bonito sujetador de encaje negro, le sacó las tetas y comenzó a chuparle los pezones, acariciando suavemente con su lengua sus grandes aureolas y dando pequeños mordisquitos. Los pezones de Dulce se endurecieron con el primer roce de su lengua y cuando dejó de morderlos eran tan duros como diamantes.

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Él se alejó y buscó algo en un cajón. Vino con unas pinzas. Volvió a chuparle los pezones y le dio unas pequeñas palmadas, preparando esas grandes tetas para las pinzas. Se la puso primero en una, ella se estremeció. Él esperó, observó hasta que comprobó que el dolor se acomodaba. Luego, la otra, de nuevo Dulce se estremeció. La cadenita que unía las dos pinzas se la puso en la boca.

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Él se puso de rodillas delante de ella, le abrió las piernas y comenzó a chuparle el coño. Le gustaba acercarse a él aún cuando estaba sin abrir, sin tocar, intacto. Puso sus manos en su pubis y con una suave caricia de su lengua se abrió. Metió su lengua en su coño mientras acariciaba su clítoris con los dedos. Ella se estremecía, sentía el dolor en sus pechos, un dolor que se volvía cada vez más dulce, como su nombre y se mezclaba con el distante placer que sentía en su coño. Agitó su cuerpo y él paró y la miró "córrase ahora en mi boca!". Siguió lamiendo y mirando hacia arriba esperando el dulce néctar de su vagina hasta que Dulce soltó la cadena de su boca y con un gran grito se corrió en la cara de Andaluz (así se llamaba él, su vecino del primero, su nuevo Amo).

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Él se levantó y la besó. Ella lloraba en sus mejillas, se sentía liberada, entregada hacia ese ser. Él no paraba de besarla y le cayó una lágrima que se unió con las de Dulce.

 

#444444;background-color:#ffffff;font-weight:400;font-style:normal;font-variant:normal;text-decoration:none;vertical-align:baseline;white-space:pre-wrap;">Se levantó y fue a poner de nuevo el disco del Bolero de Ravel. Cogió el collar que había quedado en el sofá y volvió hacia ella que aún se recuperaba de su orgasmo. "Dulce, ahora eres mi sumisa, y como tal, ésto te pertenece". Le puso el collar y le susurró al oído "ahora, te poseeré por primera vez como mi sumisa!".

Peteteteteand Feb.10.2019 0 265
Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • No hay comentarios todavía
2 votos
Post info
Feb.10.2019 (hace 189 dias)
D/s
Acciones
  • Tienda BDSM - Castidad-Mascaras-Fustas

  • Visitar su pagina