Articulo


La palabra aftercare traducida al castellano significa "cuidado posterior". En un contexto BDSM y/o D/s estaría referida a la actitud que toma el/la Dominante para con su sumiso/a después de cualquier tipo de sesión o juego.

Éste periodo de tiempo es muy propicio para charlar sobre las emociones, sentimientos y experiencias vividas durante la sesión, tanto por un rol como por el otro. En las sesiones normalmente se produce una gran cantidad de descarga emocional, por tanto es muy recomendable dedicar unos minutos al aftercare para asegurar el equilibrio emocional del sumiso/a.

El objetivo de esta técnica es la transición de ambos participantes desde el estado elevado creado en la escena hasta la vuelta a la normalidad, volviendo a asumir el control y la conciencia necesarios para volver a casa una vez la escena ha terminado.

Es el tiempo después de la acción en la que los participantes coinciden en haber creado y compartido algo especial. Es cuando el afecto y la cercanía se ofrecen y se solicitan. Es, al menos, el adecuado momento para expresar gratitud a la persona que ha compartido ese pequeño instante de su vida contigo. Puede, y frecuentemente lo es, la parte más bonita de una escena, y es parte de la escena.

Saltarse esta parte es tan grosero como cenar en casa de un amigo y marcharte sin decir nada después de haber comido en su mesa.

El Aftercare es básico en la planificación de cualquier escena, especialmente en las intensas en las que los participantes se sumergen profundamente.

Llevarlas a cabo es físicamente exigente, intensamente emocional, o casual, con un montón de giros e improvisaciones, que pueden dejar a tu compañ[email protected] de juegos [email protected], frágil, vulnerable y [email protected], por lo que es aún más crucial para orientar con seguridad su vuelta a la Tierra.

Algunas personas, incluso después de la satisfacción de haber jugado, pueden experimentar una "colisión": sentimientos de ansiedad, de desnudez, de vergüenza, de culpabilidad y de sobrecarga emocional.

Y cuan bien cuides atu pareja dirá mucho acerca de lo que la escena realmente ha significado, si sólo fue un ejercicio de autosatisfacción o un hermoso y profundo vínculo que los ha unido como personas.

El Aftercare también permite una cierta recuperación si las cosas no van tan bien como cabría esperarse. En un momento de interrupción de la escena un sensible e inteligente Aftercare es todo lo que se interpone entre ti y una mala reputación.

Es especialmente importante en:

-Escenas exigentes e intensas

-Escenas que implican la incorporación de nuevas personas o nuevas técnicas

-Escenas que implican castigos, humillaciones o intimidaciones no consensuadas.

-Escenas que acaban en llantos, gritos, orgasmos o liberación incontrolada de emotividad.

-Escenas que se han interrumpido por un accidente, lesiones, desmayos, o por un indecoroso capricho de los dioses.

-Escenas que han ido mal por la ira, el enfado, o que terminan en una palabra de seguridad (imprescindible tanto para los Dominantes como para las personas sumisas)

Un mal Aftercare (categoría que incluye la falta de aftercare) provoca un daño inmensurable.

Puede dejar a tu compañ[email protected] de juegos [email protected], [email protected] e incluso con la sensación de abuso, arruinando una gran escena, o dañando la confianza y afección que depositaron en ti si terminan por verte como un arrogante, novato, o despreocupado en esos momentos de máxima ternura y exposición.

Pero si el Aftercare se realiza correctamente puede duplicar el impacto de una buena escena.

El Aftercare puede confirmar que la escena que acaba de terminar tuvo significado y los regalos de dominación y sumisión tuvieron valor.

Se puede recordar positivamente la escena el resto de una vida otorgándole un sentido, como experiencia válida, incluso si dolió como nunca antes.

La buena noticia es que el Aftercare puede ser fácilmente realizable a través de la aceptación de una norma muy básica y fundamental: Preocupación activa y cuidado del compañ[email protected] de juegos.Tu comportamiento después de una escena en gran medida dictaminará qué ha significado la escena para ambos. Y el recubrimiento del Aftercare puede salvar una débil, o rota, escena volviendo una potencialmente desagradable experiencia en algo que mereció la pena vivir.

El mecanismo físico del Aftercare

Para que los pistones se detengan, para que la respiración vuelva a la normalidad, para que tú y tu compañ[email protected] de juegos sean preparados para volver desde el nivel al que los has transportado jugando, hay una serie de actividades mecánicas que deben ocurrir:

-Desatar de un bondage o ligaduras a la otra persona, o quitándole una venda de los ojos.

-Tratar cualquier herida que requiera primeros auxilios. Limpiando y aplicando un vendaje si es necesario.

-Una visita al cuarto de baño podría ser adecuada.

-Si tu compañ[email protected] de juegos puede sentarse es preferible. Realizar estiramientos en las articulaciones es recomendable.

-Sostener, hablar, estar juntos, permitir que el ritmo cardíaco y la respiración vuelva a la normalidad.

-Comida y bebida (el agua siempre es buena, o zumo de frutas en pequeñas cantidades).

-Marcar una transición en los roles en la escena para mantener un comportamiento de igualdad como amigos compasivos (a menos que sea importante para uno, o ambos, permanecer en el rol).

-Permitir a la persona sumisa vestirse (si no lo estaba).

-Responder a cualquier necesidad física o emocional  que la persona sumisa pueda tener (hablando sobre la escena, lágrimas, etc.)

-Recoger el equipamiento en el área de juegos de la escena.

Todo esto puede ser ritualizado y llevado a cabo con ternura y reverencia para mantener el ambiente de la sesión incluso cuando la escena está siendo desmontada.

La Dimensión espiritual

Más importante incluso que la condición física de los participantes es su estado emocional. Y, a diferencia del listado anteriormente descrito, este proceso es exploratorio, y siempre distinto.

Ofrece tiempo a la otra persona para estar con ella después de una escena.

Para una escena de una hora es razonable estar veinte minutos con la otra persona, pero quizá se necesite más, o menos. No marques un límite de tiempo para esta fase si no tienes necesidad.

Por lo general el aftercare es un buen momento para volver desde los polarizados roles del juego (Dom/sum, [email protected]/[email protected], etc.) a roles más igualitarios de mutuo respeto, cuidado y amistad. Sostenerse, abrazarse y tocarse es bueno, dependiendo de la relación que tengas con la otra persona. Dependiendo del nivel de intimidad, y del tiempo disponible, siempre es buena idea un baño/ducha juntos, compartir un refrigerio, el sexo, charlar, leer en voz alta o un masaje. Algunas personas prefieren tocar la cara, pero no olvides que lo que funciona en unos no funciona en todo el mundo. Lo que puede resultar afectivo y dulce para algunas personas puede parecer tonto y excesivo para otras. Para algunos Dominantes resulta demasiado "blando" abrazar a la persona sumisa, pero al menos deberían permanecer presentes (teniendo al/la [email protected] sentado cerca, a los pies, compartiendo una bebida, tocándoles el pelo, etc). Besos en la frente, abrazos, tocar las manos... todo sirve.

Hablar es importante, y una afirmación positiva debería ser tu principal objetivo.

Expresar satisfacción (o al menos gratitud) después de una escena física es vital. Dile a tu pareja de juegos cómo de agradable fue para tí lo ocurrido. Frases como: "Realmente me excitó... Me encantan tus expresiones de placer/dolor... Te ves tan grande en la cruz... Tus ojos son increíbles cuando estás [email protected] ... yo espero no ir demasiado lejos... Me encantaría hacerlo de nuevo alguna vez...".

Pregunta acerca de los aspectos que en la escena parecían ir fuera de ritmo para ayudarte a perfeccionar tus propias habilidades: "¿Cómo fue? ¿Te gustó eso? ¿Te dolió demasiado? ¿Estaban las cuerdas demasiado apretadas? ¿Cuál fue la mejor parte? ¿Cuál fue la peor parte? ¿Te asusté?, ¿Fue un miedo positivo? ¿Has tenido suficiente? ¿Te gustaría pedir más?"

Dicho esto quiero reiterar que nunca hay un Aftercare estándar, ni siquiera similar al anteriormente descrito. Hasta que no hagas un enfoque sólido con una persona en concreto no podrás intuir lo que necesite tras la parte física de la escena. Algunas personas necesitan un montón de charla y afectividad, mientras que para otras es suficiente con un "buena chica" y un cachete en una nalga. Quizá la persona sumisa desea ser reconducida al mundo cotidiano con una única palabra, dándole tareas o aislándose del mundo. En las relaciones de D/s el concepto de transición fuera de las escenas quizá no tenga un especial significado si la energía D/s penetra en todos los aspectos de vuestra vida en común. El Aftercare no debería ser minimizado o convertido en un monótono ejercicio incluso entre participantes asiduos. El fondo de la cuestión es que no importa cómo lo hagas, el pensamiento y la acción deben aplicarse a la conexión de la escena que acaba de terminar con la vida diaria, para asimilarlo como algo positivo y válido, como una buena cosa.

Problemas y complejidades

Existen otras inquietantes complicaciones a considerar. Una personas sumisa cedida, de otro Dominante, quizá quiera recibir el Aftercare de su Dominante, y no de ti. Se comprensivo si este es el caso. Las personas sumisas, en situaciones de este tipo, al menos deberían demostrar su agradecimiento con un 'gracias', un beso en la mejilla o un abrazo, aun perteneciendo a otra persona.

Usar acciones simbólicas para señalar el final de la fase de acción en la escena y el inicio del Aftercare es una buena idea (quitar un collar, quitar una cinta de tela, cambios en la iluminación del lugar en el que se encuentre, etc.)

Aftercare excesivamente amistosos

El Aftercare, al igual que una no negociada sesión de toqueteos, no es respetuoso salvo si es bienvenido por tu compañ[email protected] de juegos. Conozco a varios ladinos Dominantes que tras una sesión de azotes convierten sus manos en auténticos tentáculos. Si la otra persona ha dado su consentimiento es perfecto, pero nunca pierdas de vista que demasiada familiaridad y exceso de confianza puede ser muy molesto para otras personas. Llegar a acuerdos para realizar juegos con otras personas mientras tu compañ[email protected] de juegos aun está "flotando" tras una escena contigo también puede incluirse en esta categoría.

Lidiando con escenas rotas

Y puede llegarse a este punto por: una escena donde algo va inesperadamente mal, una accidental herida o lesión, por un berrinche con lloros, una palabra de seguridad o una no bienvenida interrupción ajena a los participantes. No culpes a nadie ni intentes racionalizarlo, sencillamente céntrate en el problema, sea el que sea. El buen humor siempre ayuda: "Eh, hemos roto la cruz, ¿probamos a descolgar la lámpara? pero como también se rompa te ato a una farola". Si ambos participantes desean continuar hay que hacerlo extremando las precauciones. Si la continuidad es imposible se fuerte, asúmelo, y asegúrate de que la otra persona está bien.

Reacciones de colisión retrasadas

Algunas veces parece que todo en la escena fue bien, el aftercare posterior fue el adecuado y, mientras estás haciendo palomitas de maíz, tu compañ[email protected] de juegos se derrumba emocionalmente. Llorar, accesos de ira o un rápido descenso a una depresión pueden llegar de manera repentina. No te dejes llevar por el pánico: esto ocurre en el mundo del SM. Deja lo que andabas haciendo y empieza el aftercare de nuevo. El SM navega en ocasiones por partes profundas de nuestro subconsciente, especialmente cuando todo ha ido especialmente bien, o especialmente mal. Una escena intensa puede aflorar cosas que han estado latentes durante años. De nuevo, y lamentablemente, no existe una aproximación estándar para manejar estas situaciones, salvo mantener la mente fría y estar ahí para esa persona.

El Aftercare del día después

El día siguiente, la semana siguiente, cualquier momento después de haber jugado, sigue siendo bueno para transmitir tu gratitud y amistad. Una llamada de teléfono, un email, una nota personal o una visita siempre es una buena idea. Tranquilizará aun más a la persona sumisa y demostrará que eres una persona madura y responsable. Si esto te incomoda puedes usar el recurso de hacer preguntas sobre cómo se desarrolló todo para la otra persona. Si la otra persona no tiene más que decirte sobre la sesión se educado, atento, y si crees que en algo te equivocaste dilo abiertamente. No es fácil arreglar una mala situación, pero hablando con sinceridad es muy posible llegar a solucionarlo. Es preferible que alguien se queje a tí, y puedas arreglarlo con cortesía, a que se queje de ti a todo el mundo.

Auto Aftercare (si no lo obtienes de la otra persona)

En algún momento encontrarás, sin duda, la amarga experiencia de recibir un pobre aftercare, que no te ofrece lo que realmente necesitas, o durante el tiempo que lo necesitas.

Y puedes aplicártelo a ti. No pasa nada, esto ocurre, sobrevivirás.

Haz esto: vístete, bebe o come algo.

Si es en una fiesta dirígete a alguien en quien confíes y con sinceridad dile: "¿Podrías ayudarme con un poco de Aftercare? No me encuentro del todo bien."

Si estás a solas llama o visita a una amistad.

No sientas pudor en decirle que te sientes mal.

Y si crees que la persona con la que tuviste la escena puede ayudarte ponte en contacto.

El ejercicio físico es un excelente anti-depresivo, y suelo recomendarlo.

Haz todo aquello que sueles hacer cuando te sientes "depre" o sencillamente [email protected]: duerme, come algo sano, habla con una amistad, pégate una buena llantina y ve a dormir pronto.

Por la mañana no verás las cosas tan mal.

Recaída del Dominante y su tratamiento (Aftercare para Dominantes)

Normalmente el aftercare suele verse como algo típico que el Dominante hace para la persona sumisa, pero los Dominantes también son de carne y hueso, y frecuentemente necesitan afectividad, gratitud y cariño.

En muchas ocasiones, cuando el calor de una escena se ha disipado, un Dominante puede sentirse exhausto, expuesto y hasta sintiéndose culpable.

Aspectos negativos que no todo el mundo tiene en cuenta, ni reconoce abiertamente.

Este es el fenómeno llamado Recaída del Dominante.

Por lo tanto, recordad: Expresad gratitud y respeto por el Dominante que ha compartido el tiempo siendo "malo" contigo. Los halagos son buenos: "Eres tan Dominante... Realmente me has excitado... No imaginaba que eras tan bueno con el látigo... Me encantaría repetir esto otro día...". No hay necesidad de mentir, pero encuentra algo positivo para decir.

Abrazar es igualmente positivo, si hay la suficiente confianza entre ambos, pero si no es tu estilo ponte de rodillas y ofrécete para ser [email protected], o abraza/besa sus pies y manos.

Un masaje de pies casi siempre será aceptado por una Dómina que haya estado sobre sus tacones durante mucho tiempo.

Un masaje siempre es una grata sensación, para ambos.

Si no te gusta tanto contacto físico manifiéstate verbalmente con emotividad.

Y si has llegado a la escena por una cesión no olvides demostrar tu gratitud a tu compañ[email protected] de juegos.

Un 'gracias', un beso en la mejilla o un abrazo es siempre una buena manera.

Para los Dominantes: Por favor, familiarízate tu [email protected] con el Aftercare que más te satisface, para permanecer en el lado de la seguridad emocional.

Dependiendo de la imagen que tengas de ti [email protected] y de tu estilo quizá no desees recibir demasiado Aftercare por parte de tu compañ[email protected] de juegos.

O quizá no deseas que la persona sumisa con la que estás manifieste la intención de preocuparse por ti.

O posiblemente esa persona, estando cedida, no haya sido autorizada para demostrar esas afectividades.

En estos casos es siempre reconfortante saludar a otros Dominantes, o recibir amigables palmadas en la espalda. No te lo niegues.

Por eso es tan importante extender los agradecimientos a todos los participantes de una escena; quizá pueden estar privados de recibir Aftercare y necesitarlo.

Aftercare para la audiencia que observa

No es que yo recomiendo jugar siempre con público, pero la audiencia que quizá está observando la escena que acabas de realizar podría apreciar tu consideración, especialmente si la escena fue intensa, dura en algún aspecto o aparentemente no consensuada.

He aquí una idea: manifiéstate contento si todo transcurrió según como esperabas (especialmente si lo estás).

La audiencia puede ser preguntada si tu escena pudo dañar el buen funcionamiento de la escena de otras personas.

Recomendaciones

-Aprende qué te gusta y qué necesitas respecto al Aftercare. Pon especial énfasis en las necesidades de las personas que jueguen contigo.

-Incluye charlas sobre Aftercare en la negociación de tu escena con alguien: qué te gusta, qué necesitas, cuánto.

-Concede tiempo para estar con la persona con la que hayas jugado. De 15 a 20 minutos es un lapsus de tiempo recomendable, sin limitaciones.

-Prepárate para moverte desde una posición polarizada de juego (Dom/sum, [email protected]/[email protected], etc) a un más igualitario rol de mutua amistad, cuidado y respeto.

-Toca, sostén, acuna, habla, báñate con la otra persona, duerme, come.

-Expresa satisfacción (o al menos gratitud) después de una escena.

-Ofrece agua para beber, o zumo de frutas.

-Maneja con cuidado una escena interrumpida, y soluciona los imprevistos que hayan surgido.

-Personas sumisas, recuerden: son parte vital en el Aftercare para la persona Dominante.

-Para evitar las depresiones del día después es importante mantener el contacto. Una llamada de teléfono, un email, una nota personal, o una visita siempre es una buena idea para demostrar gratitud y amistad. Te hará ver que eres maduro y responsable.

-Pregunta a tu compañ[email protected] de juego sobre el transcurso de la escena compartida.

-Realiza afirmaciones sinceras. No mientas. Expresa tu genuino agradecimiento por el tiempo compartido, aunque no haya sido algo extraordinario para ti.

-Intenta averiguar cuáles son los sentimientos de la otra persona.

-Ten dispuesta una bolsa con lo que pueda ayudarte para realizar el Aftercare: un libro para leer en voz alta, un aceite para masajes, una bebida, un peluche, algo para comer, etc.

-Y finalmente: SIEMPRE estate preparado para cambiar las maneras de aproximarte a la otra persona si observas que no funciona en el primer abordaje.

Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  •  DemoniDomine: 
     

    Totalmente de acuerdo esos momentos son casi los de más complicidad más ternura momentos felices y reconfortantes

     
     Sep.14.2017 
    0 Me gusta
     
Puntuar
0 votos
Recomendar
Info
admin
Administrando dolor...
media/images/membership/1432719678.jpg
  • Tienda BDSM - Castidad-Mascaras-Fustas

  • Visitar su pagina