Articulo

Reúnete en un lugar público que tu conozcas: Sé que la tentación de ir directamente a los hechos es grande en muchos casos, pero lo recomendable es que la primera cita sea en un lugar público (confitería, bar, shopping, restaurant, etc). Deberá ser un lugar que conozcas y que no se trate de un lugar oscuro y apartado (no por eso la charla dejará de ser sensual).
Si no deseas reunirte en una confitería, también son ideales las reuniones en sitios donde se practica BDSM, donde los dueños sean personas respetables y ampliamente reconocidas en el ambiente y quienes nunca dejarán que en ese espacio, que es su responsabilidad, ocurra nada inapropiado. La ventaja es que estas personas conocen mucha gente, y entonces es probable que la persona a la que vayas a conocer ellos ya la conozcan y hasta puedas pedir referencias.

Para una persona neófita en el ambiente, que nunca ha concurrido a estos lugares, puede darle temor encontrarse en estos sitios. Sin embargo desde mi humilde punto de vista, suelen ser los lugares donde mas apoyo moral conseguirás, y donde mejor te vas a sentir en cuanto a contención. Ellos saben lo que implican los temores de las primera experiencias BDSM.
 
Coordina una llamada de seguridad: La llamada de seguridad es una práctica muy común entre las personas que inician un nuevo contacto BDSM. Consiste en que alguien conocido te llame a un tiempo determinado de la cita al móvil. Esto te permite con ciertas palabras clave pactadas de antemano, saber si todo está yendo bien, si estas en el lugar acordado, o si necesitas ayuda. Ningún Dominante debe sentirse ofendido por ello. Al contrario, esto habla de que la persona que está delante tuyo se respeta y que no se entrega a cualquiera, y como siempre digo, es mucho mas valioso que la entrega sea algo que no se da a cualquiera, y que seamos merecedores de la misma.
Pueden darse varias llamadas de seguridad (aunque no es cuestión de abusar). Puede darse una en la primera reunión de conocimiento de las personas, y luego otra mas adelante cuando tengas claro dónde vas a sesionar. También, aunque es menos frecuente, existe la llamada de confirmación, al final de la sesión para comentar tus sensaciones y dejar tranquilo a quien vela por ti.
 
Que alguien sepa donde estás: Siempre es recomendable que alguien de confianza sepa con quien y dónde estas sesionando. En las primeras sesiones, si te ofrecen cambiar de lugar sería importante que avises a tu contacto y que nunca vayas a un lugar que no puedas identificar para que te hallen en caso de problemas.
 
Nunca des información privada y personal: Es recomendable que hasta que tengas absoluta confianza con quien estés, nunca proveas tus datos personales como nombre, dirección, etc. La confianza se gana con el tiempo y es parte del camino del conocimiento de la pareja BDSM. Utiliza siempre un nick, y de esa forma te evitas problemas.
 
Ir de a poco: Traten de evitar que la primera sesión sea en una casa particular. En cierta forma hay que mantenerla en un lugar público, sea este un lugar especializado en BDSM o un hotel alojamiento. En las primeras sesiones, es recomendable comenzar de a poco, irse conociendo, conocer las reacciones. De todas formas, la adrenalina de la primera sesión es intensa y bastará por si sola sin mucho más para darte una experiencia única. Intenta dejar para más adelante prácticas como "privaciones sensoriales" o bondages de restricción total. No aceptes ninguna presión sobre tus límites cuando apenas te conocen. Si la relación es buena, ya habrá tiempo para más.
Nunca digas que "estás dispuesto a todo". Seguro que hay cosas que no estás considerando, y el otro sí. Por eso es necesario tomarse el tiempo para conocerse y pactar los límites de ambos. 
 
 
Dale prioridad al diálogo: Antes de la sesión es bueno cotejar los gustos de juegos en común y establecer la palabra o gesto de seguridad. De esta forma se evitarán pasar malos momentos haciendo cosas que al otro no le plazcan.

No menos importante es que la parte Dominante haga una charla posterior luego de la sesión, para ver cómo se sintieron ambas partes en el transcurso de la misma. Es de buena costumbre que el Dominante vuelva a llamar a la parte sumisa para verificar que todo esté en orden, que no hayan aparecido marcas imprevistas, y para mantener la relación, unos días pasada la sesión.

Para las partes Dominantes: es importante repasar los límites y tener en cuenta que hay dos situaciones que suelen ocurrir comúnmente. Una es que la parte sumisa ponga demasiados límites. En ese caso, es cuestión de jugar la primera sesión según las reglas y después ir moviéndose si ambos lo acuerdan. Pero hay otra situación un poco más comprometida. En algunos casos, sumisas/os creen que pueden hacer mucho más de lo que realmente pueden. Quizás más adelante puedan, pero es importante una charla previa donde se trate de dejar en claro que involucra la disciplina y siempre estar alerta...
 
Una relación BDSM, requiere un tiempo de maduración: Si bien es cierto que no existe un tiempo definido, ya que cada vínculo tiene los suyos; es muy importante no perder de vista que no alcanza con sentirse identificado con un rol y haberse encontrado con el opuesto. Las necesidades internas que nos acercan a uno o a otro, son muy diversas y no siempre compatibles con las del otro rol. No es solo una cuestión de quenos gusta hacer, sino cómo y por qué. Si sensatamente nos respondemos esas preguntas, puede que las respuestas, no siempre nos lleven por el mismo camino por donde va el otro.
 
Las primeras citas son para conocerse. Dense el tiempo para hacerlo. Disfrútenlo.
 
 
Publicado por 
Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • No hay comentarios todavía
Puntuar
0 votos
Recomendar
Info
admin
Administrando dolor...
media/images/membership/1432719678.jpg
España
  • Tienda BDSM - Castidad-Mascaras-Fustas

  • Visitar su pagina