Articulo

De vez en cuando, hay personas que deciden que quieren iniciar una relación SM duradera en la que adoptarán la mayor parte o todo el tiempo un rol. A menudo se las describe como “relaciones 24/7”, lo que significa que la gente tiene un rol 24 horas al día, 7 días a la semana. Quiero detenerme un momento para exponer los aspectos más amplios de esta relación y sus similitudes y diferencias con una relación más convencional.
Hay algunas características comunes a todas estas relaciones:
*Ambas partes reconocen que esta relación existe.
*Ambas partes acuerdan dedicar tiempo y esfuerzo a mantener la relación.
La energía SM siempre va en una sola dirección. Es decir, una persona es siempre Dominante y la otra es siempre sumisa (lo que significa que sólo una persona controla lo que pasa. Es enteramente válido, por ejemplo, que el Dominante ordene a su sumiso que le ate y le torture. El comportamiento no es el quid de la cuestión; lo que realmente importa es quien controla lo que está sucediendo).
Poner por escrito los acuerdos ayuda a que tanto el Dominante como el sumiso tengan claro quién se supone que hace qué, cuándo, dónde y cómo. Tales pactos a veces se llaman “Contratos de esclavitud” y pueden ir desde uno breve y general hasta otro extenso y detallado. La firma de tal pacto se realiza en ocasiones como parte de una ceremonia con invitados.
ÉTICA.
Quiero hablar de la ética de establecer tal relación. He leído “manuales de campo” sobre interrogación y sus técnicas. Estos manuales me molestan un poco. La primera cuestión que me molesta es que describen técnicas de tortura no consensuada. Muchos de estos métodos causarían un daño severo y permanente de manera agonizante. Obviamente, no tienen cabida en lo que sea que hacemos durante el juego erótico del SM. Segundo, describen métodos para romper la resistencia a través de la privación del sueño y otros.
Creo firmemente que es totalmente falto de ética que alguien trate de “lavar el cerebro” a otra persona para hacerle aceptar un rol sumiso. Si alguien no tiene un interés y una inclinación naturales en este sentido, me opongo a los intentos de establecerlos. También tengo la certeza de que tales intentos fracasarán; tan pronto como la presión se relaje, el sumiso empezará a volverse “normal”. El Dominante debe por tanto ejercer un esfuerzo constante en mantener la relación, lo que le aprisiona tanto como al sumiso. Todo esto es mucho más un problema que un beneficio.
De acuerdo con ello, un Dominante ético da a su sumiso todas las oportunidades para rehusar ir más allá y no hace nada para que el sumiso se sienta injustamente dependiente de él. (Esto tiene muchas y muy diversas facetas como para profundizar en ellas aquí, pero diré que la independencia económica es a menudo un buen punto de partida. Un sumiso debería tener su propia cuenta bancaria y una fuente de ingresos adecuada).
Si una persona no parece sumisa eróticamente, un dominante versado no malgastará tiempo ni esfuerzo en vano intentando hacerla cambiar. En su lugar, lo dejarán correr y buscarán otra persona que sea sumisa eróticamente. Si pasan por esto de una manera razonablemente inteligente, tal búsqueda no llevará mucho tiempo.
¿Pueden coexistir desigualdad e intimidad?
Todos los seres humanos tienen una necesidad personal de relacionarse con sus semejantes. La gente en posiciones de poder o control sobre otros entienden bien lo que es “estar solo en la cumbre”. A los directores de fábrica les gusta hablar con otros directores de fábrica, a los comandantes de infantería les gusta hablar con otros comandantes de infantería, a las madres les gusta hablar con otras madres, etc.
Aunque es satisfactorio hablar con “colegas de trabajo”, también es satisfactorio hablar con semejantes en un plano íntimo. Un marido y una esposa, u otras dos personas sentimentalmente comprometidas, son presumiblemente tales semejantes íntimos. De todas maneras, si dos personas tienen estructurada su relación de tal manera que en un nivel muy fundamental no son semejantes, ¿cómo pueden obtener intimidad con sus semejantes?
La solución más común a este problema es que la pareja evoluciona hacia un patrón de comportamiento en el que asuman un rol parte del tiempo y como semejantes íntimos en otros momentos. Normalmente, la principal diferencia entre una relación 24/7 y una más convencional de Dominación/sumisión parece ser la fluidez con la que los que forman parte de ella se mueven dentro y fuera del rol: a menudo, un simple cambio de comportamiento o de tono de voz en la parte dominante indica que han “cogido las riendas” y ahora se están relacionando no como semejantes, sino como propietarios, y el sumiso debe cumplir.
De todas formas, el deseo de algunas personas de ser Dominante o sumiso todo el tiempo es tan fuerte que este acuerdo no les satisface. Según mi experiencia, un deseo tan fuerte es muy inusual, en especial entre la gente mentalmente sana. Poca gente puede mantener un rol dominante o sumiso todo el tiempo, ya que son roles asumidos de forma consciente, como los asumidos por los actores, y requieren esfuerzo para ser mantenidos; al cabo de un tiempo, mantener tal esfuerzo puede llegar a ser cansado e incluso agotador. Continuar más allá, puede llevar a que se quemen, y así ocurre incluso si ambas partes consienten y encuentran roles muy satisfactorios. Ambos podéis adoptar un rol durante periodos prolongados de tiempo, pero al final mucha gente siente que necesita salir del rol y relacionarse en términos de mayor igualdad e intimidad.
La mayoría de la gente quiere y necesita intimidad personal, la cual debe ser entre iguales, sin roles ni condiciones. Es más, debe darse de forma libre y querida. No podéis exigir intimidad o manipular al otro para que os la dé y para que esté contento de recibirla. No podéis exigirlo más allá de lo que podéis exigir ser amados y esta intimidad amorosa entre iguales es la esencia y el alma de la mayoría de las relaciones románticas.
Ninguna relación de Dominación/sumisión muy estructurada y ninguna actividad sexual exótica pueden reemplazar o sustituir las relaciones íntimas de amor mutuo. Algunos afortunados son a la vez compatibles en SM y personalmente. Son de hecho muy afortunados.

Parejas no tradicionales.
Si tú y tu pareja están en una relación 24/7 o en una situación que simplemente, por una razón u otra, no incluye matrimonio legal, necesitan pensar en serio que ocurriría si uno de los dos muere o se queda incapacitado.
Hace un tiempo asistí a un funeral de un amigo mío que había estado en una relación 24/7 de esclavitud con una dama adorable y muy sumisa. Hubo un momento dramático cuando la mujer se levantó y se presentó a sí misma al resto de invitados, incluidos la madre de su amo muerto y sus compañeros de trabajo, como su esclava. (Creo que tal anuncio fue una sorpresa para muy poca gente).
No hay un estatus legal para este tipo de relaciones, por lo que en su estado ella no podía reclamar nada. Sus amigos de la comunidad SM hicieron todos los pasos necesarios para asegurarse de que no estuviera desatendida; tuvo mucha suerte a este respecto. Mucha gente no tiene este nivel de apoyo si su pareja no tradicional muere.

Fragmento del libro de Jay Wiseman “BDSM. Introducción a las técnicas y su significado”

Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • No hay comentarios todavía
Puntuar
1 votos
Recomendar
Info
admin
Administrando dolor...
media/images/membership/1432719678.jpg
España
  • Tienda BDSM - Castidad-Mascaras-Fustas

  • Visitar su pagina