Fotos
¿Quieres atar a tu pareja? Cómo plantear delicadamente el tema

¿Quieres atar a tu pareja? Cómo plantear delicadamente el tema

La esclavitud puede ser un tema temible para abordar. ¡Sé respetuoso y ten en cuenta a tu pareja!

Fuente: Alternet.org .

EE.UU.

Es un día de invierno, tengo 23 años y estoy temblando.

 

No es a causa del frío, sino por los pensamientos que vuelan por mi cabeza, todos los deseos no expresados; y estoy con una chica con el pelo rojo brillante y los ojos más azules que jamás haya visto. Ella está sentada frente a mí. Ella está tomando una taza de café. Ella me sonríe. Y tengo un montón de miedo. Porque quiero preguntarle algo desesperadamente, pero me aterra que una vez que lo haga, ella huirá y nunca más volverá a hablarme. Acabábamos de empezar a salir recientemente. Ya estábamos comenzando a tener cierta intimidad física, pero lo que quería de ella... bueno, cuando me educaron me dijeron una y otra vez que no lo mencionase nunca. Porque tales cosas son repugnantes, y simplemente no se hacen.

Pero todo lo que quiero hacer es llevar a esta chica a mi casa, quitarle algo de ropa y atarla. Nada rayando en BDSM severo; sin látigos o cadenas, cera de velas, o ni siquiera penetración. No, en mi cabeza de 23 años, la veo acostada en mi cama, con las muñecas y los tobillos firmemente atados, y sonriéndome mientras la exploro. Una fantasía muy básica y, sin embargo, una que no puedo vocalizar. En absoluto. Esto es, en parte, porque temo su reacción, y en parte porque puedo escuchar las voces de mi familia que me recordaban intencionadamente que esas cosas eran asquerosas y que debería estar avergonzado de mí mismo.

Mirando hacia atrás una buena década más tarde, puedo ver como era de tonto al reaccionar exageradamente de esa manera. Pero no estoy solo. Para muchas personas, mencionar la introducción del bondage, incluso ligeras y divertidas incursiones con pañuelos de seda y vendas de lujo pueden parecer una tarea desalentadora. Ya sea por el miedo al rechazo, el miedo a ser etiquetado como pervertido de alguna manera, o incluso el miedo a aceptar y expresar nuestros escenarios soñados con otros, el tema de complacer los fetiches puede hacer que incluso los mejores de nosotros se sonrojen, rían nerviosamente o tiemblen como un adolescente tratando de hablar con su enamorado. Incluso a raíz de la ficción popular como 50 sombras de Grey, la charla sobre el bondage todavía se deja de lado habitualmente.

Lo que realmente significa hablar de bondage

Romper ese caparazón de preocupación y miedo especulado a menudo puede ser la parte más difícil de toda la experiencia. La confianza es importante, especialmente con alguien a quien amas y en quien confías. Al mencionar el tema del bondage, literalmente le estás pidiendo a alguien que te dé su confianza, su libertad y, potencialmente, su idea de seguridad a cambio de placer sensual / sexual, juego de poder y una posible reevaluación de su propia relación. Al pedirle a alguien que te interese que te permita dominarlo, incluso de la manera más respetuosa y segura, estás pidiendo su confianza y mostrando que sientes que te has ganado el derecho de explorarlo.

Entonces, imagina por un momento que tu pareja te está pidiendo que participes en un ejercicio en el que quiere inmovilizarte. ¿Deseas que estén asustados, sudando, respirando pesadamente o esquivando el tema, o preferirías algo sencillo, respetuoso y, sobre todo, consciente de lo que están preguntando? ¿Cómo reaccionarías ante cualquier situación?

Ahora, sé que es fácil de pensar e infinitamente más difícil de vocalizar cuando llegue el momento. Hasta el día de hoy, es la parte más difícil de encontrar nuevas parejas o presentar la idea del bondage a mis parejas actuales. Sin embargo, he aprendido algunas cosas en el camino que espero hagan la experiencia más fácil para todos vosotros. Siéntete libre de probarlas. Incluso puedes preguntarle a mi compañera, Lily, porque recibió muchas de estas cosas en su camino cuando nos conocimos.

Es solo un juego previo elaborado

Eso es realmente todo lo que es. Una vez que te enfrentas a eso, se vuelve más fácil mencionarlo. Rodeamos el juego fetichista con un aire de mística y poder que tendemos a olvidar que en realidad es solo otra parte de tener intimidad, y es una forma en la que muchas posibles parejas están más que dispuestos a experimentar. Entonces, tráelo de esa manera. Se abierto sobre lo que quieres hacer y por qué quieres hacerlo. Te sorprenderá lo fácil que puede resultarte ser directo.

Comienza despacio

Esta es una verdad fundamental sobre cualquier experimentación, y se duplica para el bondage. Si bien es solo parte de los juegos preliminares, aún conlleva poderosas connotaciones de dominio, sumisión, pérdida de libertad y la posibilidad de dolor. Esos pensamientos siempre están presentes en los nuevos participantes, incluso si insisten en que les parece bien y que no están asustados o intimidados. Debes tomar esa primera sesión lentamente y tener en cuenta a tu pareja porque definitivamente te informará si disfruta de lo que está sucediendo o no.

Nada provoca un bajón más rápido que moverse demasiado rápido o leer mal las señales. Aprendí esto de la manera desagradable con una de mis parejas. En lugar de hacer una atadura simple, me zambullí con múltiples cuerdas, pañuelos y mordiscos. No hace falta decir que la asusté bastante rápido, y es algo de lo que me arrepiento hasta el día de hoy.

Pregúntales qué quieren

Aunque no lo parezca este es un gran consejo, te sorprendería la frecuencia con la que esto se ignora. Tal vez estés eufórico de que tu pareja esté de acuerdo, o estás tomando su consentimiento como licencia para satisfacer tus deseos más profundos, pero tómate el tiempo para ver qué saben sobre el bondage y cómo combinar mejor sus deseos con los suyos. Tal vez nunca lo habían pensado antes, o tal vez te estaban ocultando un secreto similar, pero debes establecer ese punto en común antes de actuar. Todos vienen de una posición diferente, y equilibrar tu mentalidad te ahorrará una tonelada de agitación emocional más adelante.

El miedo es el asesino de la mente

Esta cita intemporal de Dune se aplica universalmente a muchas cosas, pero especialmente al tema del bondage. El miedo puede matar cualquier deseo, destruir cualquier apariencia de confianza o transformar algo encantador en algo incómodo en poco tiempo. El miedo a plantear el tema cambiará su significado en tu cabeza la de tus parejas, o hará que retrocedan lentamente porque estás actuando de manera extraña. El miedo en el acto de atar puede hacer que te pierdas las señales que tu pareja te está dando, o puedes causar dolor al posicionar incorrectamente las ataduras. Créeme cuando digo que el miedo puede hacer que desconectes por completo de todo lo que te rodea, y que la paranoia de que estás haciendo algo mal puede llevarte muy fácilmente a hacer algo muy malo porque estás enfocado en las cosas incorrectas.

No sientas deseo, intenta ser excelente,

Este consejo me fue dado por un amigo cuando estaba en la universidad. Lo usó como una filosofía central en las citas, pero creo que también es útil aquí. No exageres las cosas en tu cabeza. No tengas expectativas irreales. Ciertamente, no culpes a tu pareja si sus expectativas no son las mismas. Cuando se trata de introducir algo como el bondage en una relación, todo lo que puedes hacer es preguntar, escuchar a tu pareja y actuar junto a lo que ellos quieren. Si no funciona, no funciona. Eso es. No hay una varita mágica que pueda hacer que todo suceda como tú quieres. Por lo tanto, todo lo que puedes hacer es hacerlo lo mejor que puedas, darle a tu pareja la mejor experiencia que puedas y estar preparado para lo que suceda después.

Recuerda, les estás pidiendo que se abran a otro mundo, uno que tiene importancia para ti. Los respetas lo suficiente como para preguntar si quieren ser parte de eso. Eso ayuda mucho a establecer la confianza necesaria para crear algo hermoso. Todo lo demás fluye desde allí. Sé abierto al respecto, y podrías sorprenderte incluso a ti mismo.

Cuando planteé por primera vez la idea del bondage a Lily, estábamos sentados en una habitación de hotel en Portland entre eventos en una conferencia. Quería verla arrodillada, con las muñecas atadas a la espalda. Después de dos intentos fallidos, salí y se lo dije. Ella me miró, sonrojada (creo), y lo siguiente que recuerdo es que me arrodillé detrás de ella en medio de una transferencia de energía que fue intensa más allá de lo creíble. Un mes después, estábamos pasando un fin de semana juntos y explorando más escenarios con sogas y juegos. Dos años después de eso, hemos desarrollado una relación intensa que solo se ve reforzada por el juego de bondage. Aunque ambos estábamos asustados en ese momento, estábamos abiertos a la posibilidad, fuimos directos el uno con el otro, definimos nuestros límites y luego los destruimos al darnos cuenta de que confiamos el uno en el otro más de lo que cualquiera había esperado.

Recuerda, es solo bondage.

Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • No hay comentarios todavía
Puntuar
7 votos
Publicidad
300x250
Recomendar
Info
admin
media/images/membership/1551912362.png Hombre Dominante
37 años, Alicante
ES, España