Fotos
Este grupo mantiene viva la escena del fetiche gay de Londres

Este grupo mantiene viva la escena del fetiche gay de Londres

 

A medida que los bares gay de Londres se cierran o cambian de rumbo hacia una orientación más vainilla, Wolf Pack está presentando caras nuevas en el underground sexual, ayudando a crecer a su próxima generación.

 

Fuente: Vice.com .

 

LONDRES DEL REINO UNIDO 

 

En junio de 2013, la estrella porno Dolan Wolf estaba enseñando a una clase de 20 gays los conceptos básicos del bondage en el Eagle, un bar gay en Londres. Asistió Or *, un escritor independiente de 27 años. Or se había mudado recientemente a Londres desde Tel Aviv y se unió al taller con la esperanza de conocer chicos con ideas afines. Le gustó lo que vio y se hizo asiduo a las clases de Wolf. Más tarde ese año, se convirtió en uno de los aprendices de Wolf.

Cuando Wolf se fue de Londres para casarse con su pareja en San Francisco en 2014, Or, junto con otros tres aprendices, Victor, Eddie y Craig, heredaron la noche. Formaron “La manada de Wolf” , en honor a su miembro fundador, y se comprometieron a continuar su tradición de enseñar a los principiantes las complejidades del fetiche y el kink. Durante más de dos años, organizaron clases magistrales en el Eagle London, enseñando a los novatos las artes de la inmovilización, la electroestimulación, la flagelación, el bondage seguro, los puntos de presión y todo lo demás.

Esta noche se mantuvo como un evento regular del calendario fetichista de la ciudad hasta hace poco, cuando The Eagle se renovó por completo , convirtiendose en algo más vainilla. La renovación ha dejado poco espacio para sus noches de sexo, dejando a la manada de Wolf sin un hogar permanente. Esto sigue una ola de cierres para otros lugares gay en una ciudad cada vez más cara y gentrificada. Pero lo que ofrece la manada de Wolf: una introducción al sexo underground para los que no están familiarizados, quienes de otra manera podrían sentirse intimidados por las reglas y la exclusividad de la escena, se ha vuelto más valioso que nunca.

Desgraciadamente no es la mayor víctima de este año en la escena fetichista de la capital. En octubre, el Hoist, un bar gay y pilar de la comunidad fetichista de Londres, anunció que cerraría sus puertas de forma permanente para fin de año.

Sin el Hoist, solo el Underground Club y Backstreet pueden promocionarse como espacios permanentes en Londres. La mezcla tóxica habitual de alto alquiler, gentrificación y  aplicaciones para citas homosexuales como Grindr y Recon ha dificultado la supervivencia del lugar, incluso a medida que más jóvenes se interesan por el kink.

“Creo que, según los números, la comunidad en sí misma está creciendo: se ve en la cantidad de personas más jóvenes en Twitter o en eventos”, dijo Or, quien primero navegó por la escena más grande de fetiches con la ayuda de las redes sociales. “No sé si diría que está de moda, pero [el kink] desde luego  que se ha vuelto más aceptable”.

La próxima generación de pervertidos puede ser más conocedora de las redes sociales, pero las barreras de entrada a la escena siguen siendo altas. Entrar en un fetiche como el leather o el bondage a menudo requiere de la ayuda de un tutor para navegar por los puntos más finos de su cultura y etiqueta. Para empezar, los arneses y el equipo de cuero no son baratos, y los altos precios pueden dejar a los recién llegados reticentes a involucrarse. A través de sus demostraciones únicas y no refinadas, Wolf Pack tiene como objetivo proporcionar dicha tutoría, preservar las escenas kinkis de la comunidad social tangible y avivar la emoción en los principiantes que supera la curiosidad ociosa, lo que mantiene sus fetiches para las generaciones por venir.

“Cosas como el mal funcionamiento del equipo hasta por ejemplo quedarnos en blanco en las explicaciones, que siempre es un poco incómodo, la mejor parte de la manada de Wolf es que no nos consideramos mejores que cualquier otro estudiante, dijo Or. No somos grandes autoridades, así que suceden cosas así y todos nos reímos de eso”.

Otro miembro de la manada de Wolf, Victor, de 24 años, es una especie de incondicional de la escena fetichista, con un trabajo a tiempo completo en un sex-shop y trabajo de fotografía independiente para la revista semanal gay QX . Al igual que Or, está preocupado por la falta de espacios permanentes para las escenas kinkis.

“Considerando el tamaño de Londres y la cantidad de personas kinkis y fetichistas en esta ciudad, el hecho de que tengamos un total de tres [lugares] no es realmente grandioso”, dijo. Esta es la ciudad más grande de Europa en comparación con Amsterdam, que tiene una cantidad similar de clubes y ocho veces menos habitantes, es un poco decepcionante”.

Según Victor, las aplicaciones han cambiado indudablemente la comunidad fetichista de Londres, al igual que la escena gay más amplia. Los miembros más tímidos pueden usar el anonimato que ofrecen para relajarse, mientras que la capacidad de encontrar fiestas privadas cercanas hace que explorar la escena sea más simple, más barato y más instantáneo. Tan exitosos como son, su conveniencia ha suplantado, al menos en parte, la necesidad de espacios físicos kinkis.

“Estamos en esta generación donde una variedad de ideas sexuales siempre están abiertas para ti y puedes experimentar con ellas”, dice Victor. “Pero la gente no necesariamente sale a la escena porque tenemos aplicaciones y también [porque] Londres es caro, y es más un dolor de cabeza para navegar que quien sea local y kinki en [aplicaciones gay como] Scruff o Recon. Sin embargo, si esas aplicaciones pueden sustituir la profundidad de interacción y comunidad sostenida por los espacios físicos que están suplantando, es una historia diferente”.

A pesar de que las escenas disminuyen el número de espacios permanentes, Los eventos únicos más grandes (que a menudo se repiten mensualmente, trimestralmente o anualmente) todavía atraen a grandes multitudes. El Wolf Pack ya ha sido contratado este año en la London Fetish Week, Amsterdam Fetish Pride, la Sexpression Conference y el Manchester Leather Weekend.

Los comentarios positivos que Wolf Pack ha recibido por sus demostraciones es una indicación de cuán importantes son los espacios comunitarios concretos para una comunidad tan underground. Los lugares dedicados al kink (espacios seguros reales libres de estigma y hostilidad) cultivan una escena menos insular y más sociable que las redes sociales o las aplicaciones de citas.

“Definitivamente creo que la gente debería hacer el esfuerzo de ir a los pocos lugares que quedan, dice Craig. El más grande que queda es Backstreet; es un bar maravilloso, muy amigable, muy bien administrado, un gran espacio. La manada de Wolf enseñó en ese bar la última semana de Fetish y sería una verdadera lástima verlo desaparecer. Si estos espacios desaparecen, es increíblemente difícil obtener otros nuevos. Se necesitan no solo para el sexo, sino más allá de eso, para fomentar el sentido de comunidad y amistad y espacios educativos”.

Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • No hay comentarios todavía
Puntuar
3 votos
Recomendar
Info
admin
media/images/membership/1551912362.png Hombre Dominante
37 años, Alicante
ES, España