Fotos
Tómelo de un Dom real Cincuenta sombras es patético

Tómelo de un Dom real: Cincuenta sombras es patético

BDSM es una práctica sana segura y consensuada. Nadie necesita que lo arreglen.

 

Fuente: Huffingtonpost.com .

 

Estados Unidos

A primera vista, BDSM (bondage, disciplina, sadismo y masoquismo) puede parecer una práctica abusiva que se lleva a cabo solo entre sádicos sin corazón, psicológicamente perturbados y víctimas con baja autoestima. Sin embargo, las apariencias a menudo son engañosas, y con el BDSM, este malentendido es especialmente profundo, como es obvio tras el lanzamiento de la nueva película, Cincuenta sombras más oscuras, una película de romance erótico.

En una típica novela o película romántica, la fórmula es más o menos así:

1. El hombre y la mujer se encuentran.

2. El hombre o la mujer tiene un conflicto interno y externo que necesita solución.

3. El otro compañero ayuda a solucionar el problema.

4. El hombre y la mujer viven felices para siempre.

Cincuenta sombras más oscuras sigue esta fórmula al pie de la letra, y el problema con eso (aparte del hecho de que es solo una mala peli) es que el BDSM es una práctica saludable para adultos , es sana segura y consensuada. Nadie necesita que le ayuden.

Como domina profesional, estoy trabajando constantemente para ser más amorosa, compasiva y respetuosa con mis sumis, no manipuladora ni abusiva.

"Encontré que Cincuenta sombras más oscuras es una representación patética e inquietante de lo que, en una relación BDSM de la vida real, habría sido cariñoso, íntimo".

Un estudio realizado por The Journal of Sexual Medicine encontró resultados favorables en las características psicológicas de los practicantes de  BDSM. La mayoría de las personas que practican BDSM no son adultos neuróticos y sádicos que han sido profundamente maltratados y descuidados cuando eran niños, como Christian Gray, ni son sumisos como Anastasia Steele, apenas más que zombis ambulantes cuando se trata de sus parejas dominantes.

De hecho, el estudio encontró que los practicantes de BDSM eran menos neuróticos, más extrovertidos, más abiertos a nuevas experiencias, más conscientes, menos sensibles al rechazo, tenían un mayor bienestar subjetivo, sin embargo estaban menos dispuestos.

Por estas razones (y por sus aburridas escenas de sexo BDSM  avainillado), encontré que Cincuenta sombras más oscuras es una representación patética e inquietante de lo que, en una relación BDSM de la vida real, habría sido una relación íntima y afectiva entre Dominante y su sumiso.

Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • No hay comentarios todavía
Puntuar
3 votos
Publicidad
300x250
Recomendar
Info
admin
media/images/membership/1551912362.png Hombre Dominante
37 años, Alicante
ES, España