Fotos
LA ESCENA BDSM DE NUEVA YORK ESTÁ CRECIENDO (SI SABES DÓNDE MIRAR)

LA ESCENA BDSM DE NUEVA YORK ESTÁ CRECIENDO (SI SABES DÓNDE MIRAR)

La escritora y ex dominatriz Elise Peterson explora la escena BDSM actual en la ciudad de Nueva York y examina el mito de que la ciudad ha perdido su extravagancia.

por Elise Peterson

Fuente: Papermag.com .

 

EE.UU. NUEVA YORK 

“Cágate o correte en mi cara” esa era una de las muchas solicitudes que escuchaba a diario en 2014 mientras trabajaba como dominatriz profesional durante más de un año en una mazmorra del centro de Manhattan. Al ir al trabajo, pasaba por delante de  tintorerías ecológicas, cadenas de panaderías y bodegas que alguna vez vendieron artículos sueltos y condones por unidades, pero ahora están vendiendo zumos de 7 $. Podría parecer, a simple vista, que la gentrificación ha provocado que la ciudad sustituya su sordidez por una versión más desinfectada de sí misma. Un restaurante de la cadena Dos Caminos ahora se encuentra donde el famoso club S&M The Vault prosperó; el Show World Center de Times Square, que presentaba chicas desnudas en vivo y películas XXX, se convirtió en una casa  ahora cerrada llamada Times Scare y actualmente presenta espectáculos de comedia; incluso The Ansonia Hotel, que una vez fue el hogar de los Baños Continentales (donde Bette Midler comenzó), así como el famoso club de swingers Platos Retreat, se ha convertido en un edificio de apartamentos extravagante. La muerte espectral de la escena de la vida nocturna parece inminente y, sin embargo, si te fijas bien, todavía puedes ver las corrientes subterráneas de las personas que compiten por mantener a NYC kinki.

Mi primera introducción a BDSM (Bondage Disciplina / Dominación Sumision / Sadismo Masoquismo) fue a través de una vieja amiga de la universidad llamada Stacy, que conocía a un banquero de Goldman llamado Sachs que disdrutaba de la dominación verbal y las chicas negras. Yono era ajena al trabajo sexual: durante la licenciatura, tomé algunos trabajos de camarerade en topless para pagar las deudas. Ahora fuera de la escuela y en mis primeros meses en la ciudad de Nueva York, me encontré en una situación financiera apretada después de quedarme sin ahorros. Después de algunas llamadas de socorro, Stacy y yo estábamos en un autobús de la ciudad, en dirección a uno de esos moteles de Chelsea donde pagas por hora. Una hora y $ 400 más tarde, había aliviado toda la ginebra y los tónicos que había bebido antes directamente en la boca de los banqueros.

Poco después, me encontré respondiendo a un anuncio de Craigslist de una mazmorra que buscaba mujeres interesadas en la dominación profesional. El gerente me citó en una intersección cerca de Bryant Park antes de llamarle para obtener la dirección exacta. La mazmorra estaba en un edificio anodino encajado junto a una tienda de souvenirs; otros inquilinos del mismo edificio eran una escuela de enfermería y un sastre para hombres, el último de los cuales todos sospechamos que funcionaba como un anillo de prostitución gay, ya que los hombres rara vez entraban o salían con ropa. Después de una entrevista de aproximadamente 20 minutos en la que conversé sobre el banquero de inversiones y elegí un nombre como dómina que fue Zara, me contrataron. Dos días después, estaba dando con la pala, educando a un sisi, fisting, participando en la momificación y juego de roles con clientes, entre otras actividades.

A través de una de mis compañeras, una mujer llamada Mistress Lex, me encontré en una de las fiestas sexuales más descarnadas del Lower East Side no hace mucho tiempo. El edificio era, como muchos en la industria del sexo, sin pretensiones. Era un simple edificio de ladrillo pintado de blanco con una sola puerta con pestillo con campana. Después de pagar 20$ cada uno a cambio de tarjetas de membresía laminadas que nos permitirían ser readmitidos cada vez que nos apeteciera, nos dirigimos al bar, pasando por varios hombres de mediana edad. Algunas vestían como mujeres con pelucas brillantes y sintéticas o bebés completos con pañales y baberos para adultos, mientras que otras no vestían nada. La fiesta era BYOB (Bring your own beer,trae tu propia cerveza, no se proporciona alcohol) así que tomamos un par de copas en vasos rojos del bar y subimos los escalones mohosos a una habitación grande donde azotaban a personas medio vestidas. Vi como las parejas se deslizaban hacia las habitaciones adyacentes a la habitación más grande. Continuamos por un último tramo de escaleras que conducían a una habitación más grande y tenue con camas alineadas contra una pared. Al menos una docena de personas se reunieron alrededor en círculo. Acercándome más , vi a una mujer trans felizmente follada analmente por un tipo con suerte. Optando por salir de allí, nos sumergimos de nuevo en las calles desprevenidas. Mis colegas me llevaron al mundo de la perversión sexual, pero me pregunté cómo otras personas accedían a las fiestas sexuales secretas en la ciudad.

Resulta que estás a solo un clic de distancia de una fiesta fetiche. ¡Fiestas como NY Fetish Marathon y SMack! tienen sitios web que cuentan con un lugar seguro para un crisol de pervertidos que buscan satisfacer sus deseos más profundos de placer y dolor sensorial. También puedes comprar tikets por internet para Black Party, una aventura de dos días que ofrece diversión perversa en Brooklyn para la escena gay (piensa: cuero sin fin, submarinos fálicos y acrobacias sexuales aéreas).

Internet podría ser el salvavidas que evita que el pulso de la ciudad se ahogue. Paul-Simon Djite fue administrador de una comunidad de kinksters contribuyentes en línea cuando fundó la publicación fetichista bianual BRKFST, con sede en Nueva York. Djite combina fotos bellamente tomadas de fetiches con trabajos de no ficción. Él quería obtener historias en primera persona de los pervertidos acerca de la primera vez que descubrieron su kink despertado dentro de ellos, dice. Cuando voy a los foros y busco personas con quienes conectarme, siempre busco la ubicación. Más a menudo que en cualquier otro lugar, están en Nueva York.

Parece que Nueva York, en todo su esplendor, ha llevado a la web la naturaleza clandestina de la escena de sexo y, al hacerlo, ha reunido a una comunidad históricamente aislada. Entonces, tal vez, de hecho, ella no ha perdido su punto kinki. Para correrse en la ciudad, lo mejor es iniciar sesión.

Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • No hay comentarios todavía
Puntuar
4 votos
Publicidad
300x250
Recomendar
Info
admin
media/images/membership/1551912362.png Hombre Dominante
37 años, Alicante
ES, España