Fotos
Para la dominatriz de Pittsburgh, Aiden Sin Flame el dominio es un buen negocio

Para la dominatriz de Pittsburgh, Aiden Sin Flame, el dominio es un buen negocio

Es jodidamente genial que alguien te pague por oler tus zapatos sucios.

Fuente: Pghcitypaper.com .

 

EE.UU. PITTSBURGH

 

Aiden Sin Flame: "Es muy divertido, sinceramente".

 

Aiden Sin Flame no se propuso ser una dominatriz profesional hace seis años; En realidad sucedió por casualidad.

"Inicialmente, estaba en un sitio de fetiche que era similar a FetLife [un sitio de redes sociales para los amantes de los fetiches]", dice Flame. "Vi chicas allí, su perfil era básicamente un anuncio donde cobraban por el tiempo [de la cámara] como dómina. Y yo no dejaba de pensar, "yo puedo hacer eso", y simplemente fue a partir de ahí".

 

Eso fue en 2010, y ahora la joven de 24 años ha avanzado desde el trabajo de sesiones de web cam a sesiones en real con una base de clientes desarrollada. Mientras mantiene su negocio como dómina, también trabaja como estilista.

Dominatrices, o dominas, como prefiere llamarse a sí misma, son profesionales a las que se les paga para crear escenarios de intercambio de poder para sus clientes. Algunas de las actividades enumeradas en la solicitud de Flame para clientes potenciales, o esclavos, son humillación pública, juego con agujas, negación de orgasmos y sesiones de parejas. Las sesiones se negocian cliente por cliente.

"El fetiche de pies es sin duda el fetiche más vainilla, pero es el más solicitado", dice ella.

Si bien se considera trabajo sexual, la profesión de Flame no es prostitución y no está sujeta a las mismas leyes. Ella trabaja desde su apartamento, donde su sala de estar sirve como su mazmorra.

Su equipo típico incluye látigos, fustas, un banco de azotes, grilletes y flogger (un látigo de múltiples tiras de mango corto). "El resto de mis cosas las tengo almacenadas hasta que pueda conseguir un lugar más grande", dice Flame, sonriendo.

Ella recibe muchas cosas de su equipo y ropa como regalo de clientes como una forma de tributo o como agradecimiento por una sesión. La dominación financiera en diferentes grados es común entre los esclavos, que disfrutan comprando regalos o entregando información de sus cuentas bancarias como un acto de sumisión.

Para programar una sesión, Flame requiere a sus esclavos en potenciales que completen una solicitud. Si ella lo acepta, se establece una reunión en persona antes de programar una sesión. También requiere un depósito por adelantado antes de las reuniones iniciales para protegerla de clientes que cambian de opinión y se arrugan a última hora. La seguridad, en todos los aspectos del intercambio, es muy importante para ella.

"Me preguntan mucho cómo hacer esto de forma segura. Realmente se reduce al sentido común. Si algo parece sospechoso, simplemente no lo hagas", dice ella.

Flame verifica la información de sus clientes antes de reunirse con ellos, y durante las sesiones, la limpieza, la desinfección, los controles rutinarios con el cliente y el uso de una palabra de seguridad son esenciales.

"No puedes evitar esto", dice enfáticamente. "Especialmente con el BDSM. Si no sabes algo, no lo hagas".

La mayoría de su clientela son hombres blancos de mediana edad. Flame dice que las minorías y las mujeres que la buscan son raras. "Las mujeres pueden obtener esto gratis. Las mujeres que he tenido querían una experiencia más profesional", dice ella.

Mantener una base de clientes requiere una gran cantidad de trabajo, lo que Flame hace con una sólida presencia en las redes sociales. "La gente tiende a ir y venir", dice ella.

La mayoría de las relaciones de Flames con sus esclavos son amistosas. "Sí desarrollo algún tipo de afecto o vínculo", dice ella. Sin embargo, mantener la dinámica del poder es una parte tan integral del trabajo y de la construcción de la fantasía que ella debe tener cuidado y mantener su distancia emocional. "Tuve un esclavo muy leal, a quien veía semanalmente. Nos hicimos demasiado amigos y eso nos arruinó la relación", suspira.

No se equivoque: Dominar no consiste en pavonearse con tacones altos y humillar a los clientes por un buen precio. Se necesita una gran cantidad de tiempo, trabajo, aprender de tus errores y energía para tener una carrera exitosa.

"Pasé mucho tiempo antes de hacer sesiones en real, trabajando en línea e investigando cosas. Perdí mucho tiempo, me estafaron mucho, me mintieron mucho", dice ella. "Tragué un montón de basura hasta que conseguí saber todo lo que sé ahora".

Flame trabajó con otra dómina cuando comenzó a hacer sesiones en real con clientes. El acuerdo le permitía sentirse segura y aprender.

"Es muy divertido, sinceramente", dice ella, "si no es divertido, la verdad es que no deberías hacerlo. Es jodidamente genial que alguien te pague por oler tus zapatos sucios".

 

ENLACES:

Sitio web: Goddessaiden.net .

Twitter: Twitter.com/goddessaiden .

Facebook: Facebook.com/aiden.flame .

Vine: Vine.co/u/1279471742364061696 .

Fetlife: Fetlife.com/users/3955606 .

Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • No hay comentarios todavía
Puntuar
2 votos
Publicidad
300x250
Recomendar
Info
admin
media/images/membership/1551912362.png Hombre Dominante
37 años, Alicante
ES, España