Fotos
9 cosas sobre las que todos se equivocan acerca del BDSM

9 cosas sobre las que todos se equivocan acerca del BDSM

Christian Gray no debería ser tu única fuente de información para este tema.

Fuente: Self.com .

Hola y bienvenidos a 2017, un momento en que millones de personas han entregado sus corazones (y vaginas ) a un personaje ficticio llamado Christian Gray al que le gusta participar en BDSM. Aunque el fervor de 50 sombras de Grey está vivo y en auge, especialmente a medida que se acerca el estreno de la segunda película , persisten toneladas de mitos sobre BDSM.

BDSM es un término general que involucra tres agrupaciones diferentes, Michael Aaron, un terapeuta sexual en la ciudad de Nueva York y autor de Modern Sexuality , nos explica, Primero, BD, también conocido como bondage y disciplina. El bondage y la disciplina incluyen actividades como atar a las personas e inmobilizarlas, junto con el establecimiento de reglas y la imposición de castigos, explica Aaron. Luego está  DS, o dominio y sumisión. La dominación y la sumisión son más sobre la dinámica del poder, explica Aaron. Básicamente, una persona le dará al otro poder sobre ellos, ya sea físico, emocional o ambos. Para dinalizar, SM es un guiño al sadismo, o gusto por infligir dolor , y masoquismo, gusto por recibirlo. A menudo se acorta con la palabra sadomasoquismo para facilitar las cosas.

¿Entendido? Bueno. Ahora, una inmersión profunda en 9 cosas que todos se equivocan sobre BDSM.

1. Mito: BDSM es una cosa rarita y extraña que a la mayoría de la gente no le gusta.

“Hay muchos malentendidos sobre lo común que es esto”, dice Aaron. “Mucha gente puede pensar que solo una pequeña minoría tiene estos deseos”. Pero los expertos en sexo ven un interés en BDSM todo el tiempo, y un estudio de 2014 en el Journal of Sexual Medicine también sugiere que no es inusual. Más del 65 por ciento de las mujeres encuestadas fantaseaban con ser dominadas, el 47 por ciento fantaseaba con dominar a otra persona y el 52 por ciento fantaseaba con estar atadas.

Es 100 por cien natural y normal [fantasear con BDSM], pero algunas personas vienen a verme con vergüenza, le dice a SELF el terapeuta sexual Stephanie Hunter Jones. No hay necesidad de eso. Es una fantasía saludable y una que debería ser explorada, dice Jones.

2. Mito: BDSM siempre se trata de sexo.

El sexo no es una parte necesaria de la acción. “El BDSM no tiene que ser de naturaleza sexual, a algunas personas les gusta solo por el poder”, dice Jones. Es posible jugar con BDSM sin involucrar el sexo, pero para algunas personas, incorporarlo es algo muy bueno.

3. Mito: Puedes detectar a un fan del BDSM a simple vista.

A todo tipo de personas les gusta el BDSM, incluidas las que parecen estiradas. Para ellos, en realidad puede ser especialmente atractivo porque ofrece la oportunidad de ejercer diferentes partes de sus personalidades. “Algunos de los individuos de apariencia más conservadora están interesados en el BDSM”, dice Jones.

4. Mito: si te gusta el BDSM, tu pasado debe ser un gran incendio emocional.

Aaron dice que “uno de los conceptos erróneos más importantes es que las personas practican BDSM debido a algún tipo de trauma en su pasado”. Las personas que participan en BDSM no son automáticamente unos perturbados: un estudio de 2013 en el Journal of Sexual Medicine descubrió que los defensores del BDSM eran tan mentalmente sanos, si no más, que las personas que no participaban en él. “Llegamos a la conclusión de que BDSM puede considerarse como un ocio recreativo, en lugar de la expresión de procesos psicopatológicos”, escribieron los autores del estudio.

5. Mito: BDSM es emocionalmente perjudicial.

Cuando se hace correctamente, el BDSM puede ser exactamente lo contrario. “A menudo uso el BDSM como herramienta de curación para mis parejas vainilla, o parejas que generalmente no se involucran”, dice Jones. Le resulta especialmente útil para las personas que luchan con el control y las dinámicas de poder.

Para ayudar a las parejas a salir de ese agujero, Jones les asignará ejercicios sexuales para que completen en casa. Quien siente que tiene menos poder en la relación, obtiene el poder durante el juego de roles. “Esto ha salvado muchas relaciones” , dice Jones, al ayudar a las personas a explorar lo que se siente asumir y renunciar al control primero en el dormitorio y luego en otras partes de la relación.

6. Mito: la persona dominante siempre está a cargo.

Cuando se trata de dominación y sumisión, hay muchos términos que las personas pueden usar para describirse a sí mismos y a sus parejas . Top/ bottom, dom (o domme, para mujeres) / sum, y Amo / esclavo son algunos de los más populares. Estas identidades son fluidas; Jones explica que algunas personas son switch, por lo que alternan entre ser sumisos y dominantes según la situación.

Contrariamente a la opinión popular, la persona dominante realmente no dirige el espectáculo. “En una escena saludable [período de juego sexual BDSM], la persona sumisa es siempre la que tiene el control porque tiene la palabra de seguridad”, dice Jones. Una palabra de seguridad es un término acordado que cualquiera de las personas puede decir si necesita frenar. Debido a que un sumiso está bajo el control de otra persona, es más probable que lo necesite o quiera usarlo. “Siempre que se da la palabra de seguridad, la escena se detiene, sin preguntas”, dice Jones.

7. Mito: Necesitas una habitación roja de Christian Gray para participar en BDSM.

Christian debería haber ahorrado su dinero. Claro, puedes comprar suministros de BDSM, como vendas, esposas, látigos, palas, azotadores y cuerdas. Pero hay mucho que puedes hacer con tu propio cuerpo, explica Jones: puedes usar los dedos para hacer cosquillas, puedes usar las manos para azotar. También puedes usar cosas alrededor de la casa , como pañuelos, corbatas y medias para atar, cucharas de madera para azotar, etc. Además, dado que tu mente es el mejor lugar de juegos, es posible que no necesites ningún otro juguete.

8. Mito: si tu pareja está en BDSM, ese es el único tipo de sexo que puedes tener.

Cuando eres nuevo en BDSM pero tu pareja no lo es, es posible que sientas que es necesario que te lances. Pero no tienes que apresurarte: a las personas que están en BDSM también les puede gustar el sexo no pervertido, y puede llevaros algo de tiempo acostumbraros  a probar BDSM juntos. Y de las misma forma que tus comidas semanales , el BDSM es mejor cuando está planeado. “El BDSM nunca debe hacerse espontáneamente”, dice Jones. A menos que hayas estado con tu pareja durante mucho tiempo y estéeis absolutamente seguros de que estáis en la misma página, siempre es mejor discutir exactamente lo que cada uno quiere y no quiero que suceda, tanto antes de que suceda la escena como en la realidad.

9. Mito: BDSM es peligroso.

La comunidad BDSM se enorgullece de la seguridad física y emocional. “Una cantidad de discusiones sobre el consentimiento son parte integral de los individuos en la comunidad: las personas tienen negociaciones sobre lo que van a hacer”, dice Aaron. Las personas en la comunidad usan un par de siglas para enfatizar lo bueno que es el BDSM: SSC, Sensato seguro y consensuado , y RACK, o que indica se es consciente de los riesgos que se corren  (Risk Consensual Aware Kink) .

Por supuesto, a veces sigue siendo arriesgado. “Hay otras cosas que las personas hacen que también tienen algún peligro (el boxeo, el paracaidismo y el puenting son legales), pero se trata de intentar estar lo más seguros posible mientras se comprende que hay algún riesgo inherente”, dice Aaron. Depende de cada persona establecer los parámetros que permitan a todos los involucrados disfrutar de lo que está sucediendo sin sobrepasar los límites.

Si estás interesado en probar el BDSM, no te sientas abrumado: puedes dar pequeños pasos.

“Hay varias formas de entrar para las personas”, dice Aaron. Uno es FetLife , un sitio web de redes sociales para personas con diversos kinks. También puedes consultar Kink Academy , que ofrece videos educativos para diferentes planes de pago a partir de $ 20 por mes. Otra opción es buscar un “munch” en Google, estos son encuentros y reuniones no sexuales para personas pervertidas en su área, junto con la búsqueda de organizaciones relacionadas con kinks en tu ciudad; la mayoría de las grandes ciudades tienen al menos un recurso importante. Aaron explica que, por lo general, tienen diferentes nombres, como TES en la ciudad de Nueva York y Black Rose en DC , pero cuando encuentres el tuyo, puedes estar en camino de abrir tu vida sexual de una manera bastante emocionante.

Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  •  anillador: 
     

    Una aclaración importante y muy poco conocida. la B del acrónimo BDSM es la inicial de BONDAGE, pero este término no significa ATAR sino ESCLAVITUD. Todo es una mala traducción del inglés.

     
     Mar.19.2021 
    0 Me gusta
     
Puntuar
7 votos
Publicidad
300x250
Recomendar
Info
admin
media/images/membership/1551912362.png Hombre Dominante
38 años, Alicante
ES, España