.

.

___

Despertar

Ser yo misma, en mi lugar, en el sitio que me hace vibrar...esa sensación de pertenecer, de ser suya, mi dueño, mi Amo, mi propietario...Esas fantasías de la niñez que se tornan a necesidad para llegar a sentirlos en realidad. Ese era el constante pensamiento que ella tenía una y otra vez...¿Será posible? ¿podré  volver a vivirlo? Complicado llegar a él. Se desanimaba el día que estaba más bajita de ánimo y se crecía el día que contaba con las fuerzas suficientes para seguir.

Su rutina siempre era la misma o casi la misma...Entra aquí y allá, escribe y sube fotos BDSM con la esperanza de que alguien sepa leer entre líneas y toque su puerta. Alguna que otra vez ya la habían tocado, no nos vamos a engañar, pero al final no había llegado a encajar nada por diversas razones, pero bueno, en la perseverancia está la clave, le decían.

Había tenido sus experiencias anteriormente, no era novata aunque ella si se sentía así. Sin embargo sabía qué significaba entregarse en cuerpo y alma pero la vida es caprichosa y hace que algo acabe para que lo siguiente que venga sea un nuevo reto y una nueva ilusión. Con que aquí estaba, una mañana más, luchando por su sueño para llegar al que algún día será Amo.

Aún sin nada, salvo charlas interesantes, seguía teniendo esperanza de volver a sentir esa profundidad, pero hoy tenía la sensación de que algo iba a pasar, alguien iba hacerle cambiar su perspectiva y decidió relajarse ante la pantalla de su ordenador de oficina.

Como cada día, entró en su web de referencia y respondió un privado con una sensación de complicidad y algo, inevitablemente, se despertó en ella...Empezó a curiosear por el perfil del nick misterioso que se había puesto en contacto con ella; sus palabras habían sido tan correctas que se identificaba con ellas. ¿Será que por fin había dado con él? Este misterioso dominante sabía qué era vivir el BDSM más allá de la mazmorra, entendía la complejidad de una doble vida e incluso esa sensación tan importante que la sumisa debe sentir en su Amo para seguir adelante: Respeto, admiración, entrega, seguridad…

Esa mañana, su sonrisa se dibujaba cada vez que decidía entrar a mirar si le había respondido, unas mariposas revoloteaban en su estómago advirtiendo sus buenas vibraciones hasta que a media mañana, allí estaba, un 1 en el sobrecito. Clica, entra y lee…Comienza a perderse en sus letras como si de un susurro se tratara y la cadena de mensajes durante el día, empezó a ser constante. Ella le deseaba a él y él parece que la deseaba a ella. La cosa fluía como arte de magia, parece que dos almas estaban a puntos de llegar a ese punto de conexión.

Él mental, ella necesitada de ese control, de esa serenidad que da saber que alguien empieza a manejar “los cables de su vida”. Por favor, no lo malinterpreten, la cabeza y la sensatez son la base de estas relaciones, pero ella anhelaba lo que en sus conversaciones expresaban. Él parecía un dominante nato, de los que son lo que son y ella, quería eso, una continuidad, un Amo de día y de noche y con interés de domarla, educarla y que fuera suya siempre y nuestro Dom mostraba esa paciencia tan característica del dominante, lo que comenzó a despertar la necesidad en ella. 

Su misterioso dominante empezó a marcar los límites, los bordes franqueables e infranqueables, la manera de hablarle y dirigirse a él hasta que las horas, de ese nuevo jueves, pasaron para dar paso a la nocturnidad, donde después de un día intenso lleno de momentos excitantes a nivel mental, se despiden con un, “Señor, seguimos mañana”.

Nuestra sumisa se acuesta feliz y radiante por saber que mañana, ese hombre la esperará y por fin, se reconoce con las ganas y la ilusión que un día la llevó a empezar, porque siempre hay un segundo despertar, una segundad oportunidad y una nueva aventura para crear.

 

irulan_sumisa Feb.06.2020 8 125
12 votos
Post info
irulan_sumisa
media/images/membership/member.png Mujer Sumisa
34 años, Madrid
Feb.06.2020 (hace 58 dias)
Acciones
  • Tienda BDSM - Castidad-Mascaras-Fustas

  • Visitar su pagina