___

Su collar

Mi primer collar fue virtual {AD}, a pesar de conocer el significado, aunque fuera virtual, aún no estaba preparada para ello y a los días renuncié a el. Corrí demasiado, por encima de mis posibilidades, pero ambos aprendimos de aquello, sobre todo yo, aprendí a darle el valor que se le merece.

Me alejé por vergüenza y cierto miedo, me seguía sin sentir preparada, pero mi Amo jamás dudo de mí, solo me dio lo que necesitaba, tiempo. Volvimos a reprender las conversaciones, hablar de todo, con la única condición que siempre le contara lo que sentía, aunque me costara, daba igual el tiempo que necesitara, pero debía hacerlo. Al principio me costaba horrores hacerlo, venía de haberle herido, yo aún me sentía confundida por lo que sentía, todo era demasiado nuevo para mí, de la única cosa que no dudaba era de mi Dueño, siempre confié en él, no sabría explicar el motivo, es algo puramente instintivo.

Los días y las semanas pasaron y decidí entregarme a él, no veía sentido seguir esperando algo que deseaba. Entendí que necesitara probar que mi entrega era cierta y a pesar de que viví las horas previas como una montaña rusa de emociones, sin saber si sería realmente capaz de aquello, recordé las palabras que le había dicho dos días antes, si eran sinceras, debía estar a la hora y con las condiciones acordadas. Pero para ser sincera, a pesar de la mudez de la tarde, me acompañó en los últimos minutos previos y disipó todos mis miedos. Ambos seguimos adelante. Pasé a llamarme alaia{} gané Su protección, aunque eso siempre lo he tenido, fuera Suya o no.

Siguieron pasando las semanas y la relación se afianzó y una tarde acabé en la tienda de perros de mi población comprando el que sería Su collar. Lo quería rojo o negro, acabó siendo azul eléctrico. En ese momento sentí algo de decepción por no ser como Él quería, pero ahora mismo soy incapaz de verme con otro collar que no sea ese.

Seguimos adelante y decidió bautizarme, dejé de ser alaia, la cual tampoco yo sabía muy bien quien era, escogí ese nick como podría haber escogido otro cualquiera y pasé a llamarme peggy. A ambos nos gustaba y estaba cargado de significado. A los días y en la intimidad me dejó marcarme como Su propiedad, peggy_de_Oger. A pesar de los kilómetros que nos separaron en ese instante, fue mágico, cargado de sentimientos y nervios, yo fui incapaz de responder algo más que no fuera un "Sí, mi Amo"

Y finalmente llegó el día en que arrodillada ante mi Amo le ofrecí Su collar sosteniéndolo entre mis manos alzadas. El momento en que lo cogió solo supe agachar mi cabeza y cerrar mis ojos, sentir como Sus manos lo colocaban alrededor de mi cuello y como lentamente lo abrochaba. Con los nervios solo fue capaz de preguntarme si quería ser Suya, a lo que respondí con un, “Sí Mi Amo deseo ser Suya”. Nos quedamos inmóviles durante unos segundos, me apoyé en Su rodilla y Su mano acarició mi cabeza, no hacía falta decir nada más, sobraban las palabras, el deseado momento había llegado, ambos sabíamos el significado. Reafirmamos lo que hacía meses que sentíamos.

A pesar de vivir cada uno de esos instantes de manera deseada, intensa y profunda, el collar sea físico o virtual no deja de ser un mero símbolo y el valor que le demos solo depende de quien crea ese vínculo.

Para mí significa, mi compromiso, mi lealtad, mi obediencia, mi entrega y mi confianza hacia mi Amo, de la misma manera que significa que soy responsable de ayudarle y de acompañarle para que viva y disfrute de Su rol en absoluta confianza y libertad.

Solo cabe decir que me siento orgullosa de ser la perra de mi Dueño M_Oger, en mi vida, jamás me sentí tan libre y feliz como ahora que estoy atada a mi Amo.

Siempre Suya,

peggy_de_Oger.

peggy_de_Oger Aug.31.2020 14 111
12 votos
Post info
peggy_de_Oger
media/images/membership/member.png Mujer Sumisa
37 años, barcelona
Aug.31.2020 (hace 27 dias)
Acciones