.

.

___

Sesión antigua rape play + secuestro

Quiero aprovechar hoy que tengo un huequito libre para seguir alimentando este blog, que sobretodo lo quería usar como herramienta personal, como un diario en el cuál plasme mis vivencias y cambios como esclava, y que pueda servir a mi amo para que evalúe mi evolución, o si considera lo suficientemente bien mis escritos.

Prácticamente 3 años dan para mucho. Cuando nos iniciamos en esto, temíamos quedarnos sin ideas para roles. No se que nos deparará el futuro, pero hoy por hoy estoy muy contenta de ver que llegados a este punto aún ardemos por dentro como el primer día, y nos quedan mil cosas pendientes por cumplir.

Uno de nuestros primeros roles que pudimos cumplir, y que recuerdo con más cariño fue la primera vez que sesionamos fuera de nuestras casas, durante más de un día, y uno de nuestros roles predilectos: secuestros y violaciones.

Recuerdo con cariño mi estado de nerviosismo antes de salir de casa, mientras preparaba mi cuerpo como le gusta a mi amo, hacia mi curiosa "maleta" (llena de todos los objetos y juguetes que íbamos a usar durante ese pequeño puente) y mi nerviosismo al llevarla en el transporte, y el miedo a que se abriera, se rompiera y la gente vainilla viera el contenido que había dentro (en serio, tenia las mejillas rojas rojas, ardiendo! algún día lograré quitarme de encima esta vergüenza y timidez, supongo...).

También recuerdo cuando llegamos al lugar, y nos acomodamos: lo primero que hicimos fue buscar una mesa grande, donde colocar toooodo lo que habíamos traído ambos. En seguida la mesa parecía la de un tuppersex de solo sado y bondage. (En ese entonces también creíamos que teníamos muchas cosas, y por otra parte veíamos muy difícil adquirir productos que estaban en nuestra lista de deseos. Hoy estoy feliz de ver que la cantidad de cosas se ha triplicado...y que aún hay más cosas que queremos...jajajaja).

Yo ya estaba muy encendida de ver todo colocado en esa mesa, en especial las cuerdas y bridas que irían encima de mi cuerpo, y las mordazas y cintas que silenciarían mis gritos. Tomamos algo de beber, hablando y pactando de que irían los siguientes días. Tenía que ser un rol mantenido, lo más largo posible: tenía que llevar ropa que no me importara manchar. Mi amo no daba muchas pistas sobre que sucedería: solo que sería un proceso de secuestro, violación y adiestramiento por parte de mi violador para ser su esclava.

Y todo fue bastante realista, la verdad. Me encantó. Desde el momento que me asaltó por la espalda, me amenazó y mandó callar. Me llevó a rastras al lugar (los vecinos de la zona o no oyeron nada, o decidieron no avisar a la policía, porqué a día de hoy no han habido represalias) y como me dejó caer en una silla, en medio de un pequeño salón, y me inmovilizó muy rápidamente, no podía soltarme. Me amordazó y abofeteó bastante, "hasta que comprendiese mi situación" me dijo. No recuerdo todos los diálogos, solo que tenía la cabeza ida. Y su abrecartas muy afilado, que usó para, poco a poco, irme rompiendo la camiseta, la falda, las medias...con mucha calma y haciéndome sentir sucia de cada parte que tocaba, lamía, descubría...sin yo poder evitarlo.

La violación no se hizo esperar mucho, una vez desnuda (aún con ropa puesta, pero totalmente rasgada) colocada e inmovilizada. Fue muy salvaje, eso también lo recuerdo bien. A partir de ese momento, se fueron sucediendo anécdotas que recuerdo a lo largo de todo el rol, y la evolución de mi papel desde que en un inicio me negaba a todo, hasta como terminé.

Recuerdo que había un armario empotrado, muy antiguo, pero ancho y muy alto, lo suficiente para que el pudiera amenazar con dejarme encadenada, de pie, a la barra que tenía, y cerrar la pesada puerta corrediza de madera, dejándome en la penumbra e inmóvil. Pensé que esa amenaza no se cumpliría, hasta que en un descuido suyo, logré escaparme. Pero el me vio en el momento más crítico, y salió corriendo a perseguirme, con la cara desfigurada, con ojos de loco. Realmente lo estábamos viviendo! los de antena 3 podrían haber rodado esa escena para una película de secuestros, os lo prometo!. Yo, ya muy metida en la situación, chillaba y sollozaba corriendo, y me escondí en la habitación que tenía ese armario, refugiada detrás de la cama, vigilando la puerta, temblorosa...y excitada. Al poco oí como unos golpes detrás mio: la ventana que daba al balcón!! mi amo había accedido a través del comedor a ella, al ver que me había encerrado en la habitación, y entro chillando, amenazándome por lo que sucedería por haberle desobedecido, y cogiéndome de la pierna, arrastrándome hacia él. Cuando ya estaba encima mio, recuerdo que miré temerosa al armario con el que me amenazó, y el, con una mirada fría, de poder, autoritaria, me mandó callar con un gesto "shhhh" y negando con el dedo me dijo "No, todavía no...tranquila".  Ese todavía no se refería al castigo físico que me había ganado, antes de ser encerrada en ese armario.

Aparte de la nostalgia y la pena que sentí, cuando tuvimos que volver a casa, recogiendo todo lo que habíamos esparcido durante esos días, recuerdo la última noche (en la que en el rol ya me había "ganado" poder dormir con él en su cama, y estaba atada, a su lado). Mi dueño se despertó a las 4 de la mañana o así, y estaba erecto. Recuerdo que me despertó, me cogió de la cabeza, y me obligó a hacerle una felación mientras decía: "tienes un minuto para que me corra, sino te follaré". Y entre que él tiene mucho aguante, yo estaba muy dormida, y que el tener una cuenta atrás encima mío no me ayudó mucho, acabó follándome salvajemente.

Como veis nuestros inicios no tienen tanto glamour ni lujo como los de otros, éramos dos personas iniciándose, pero con muchas ganas y demasiadas cosas compatibles y en común. Gracias mi dueño por permitirme vivir momentos así. Estoy deseosa de que sea mañana, e iniciemos una nueva aventura juntos.

 

Bambi_bunny{AH} Jun.02.2017 0 1039
Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • No hay comentarios todavía
3 votos
Acciones
  • Tienda BDSM - Castidad-Mascaras-Fustas

  • Visitar su pagina