___

Relato corto. Feliz Navidad

La Navidad es una temporada en familia, dónde se reúnen todos y la casa se llena de nietos. Dónde los hermanos vuelven a casa cada uno con su familia. Esto me encanta y nos tocó a nosotros. Pero a parte de ser una familia feliz con 3 hijos somos Amo y Sumisa y a esa parte de nosotros no le gusta la Navidad porque los gritos son sustituidos por villancicos, las cuerdas con guirnaldas, los anclajes a la pared por un árbol de Navidad, sus fluidos por turrones y la presencia de amo y sumisa aunque presente no tenía tiempo para dar rienda suelta a su frenesí. Esto es una realidad que de alguna manera nos frustra y nos vuelve salvajes, que al terminar que en la cabalgata de reyes venga la policía por el ruido y abrir la puerta con mi sumisa enganchada a mi polla con esposas y decirles a los policías que solo está disfrutando como la perra que es... Bueno eso fue hace dos años, el año pasado ocurrio algo diferente. Y es lo que quiero relatar.

Volvía del trabajo, cansado con mi traje y corbata, con mi maletín lleno de papeles, había olvidado lo que pretendía hacerle a mi sumisa y las cosas que debía comprar para tal ocasión, cosas del trabajo. Un recordatorio puesto en mi llavero, una chiquillada de mi sumisa un trozo de tela roto puesto justo esa mañana. Habíamos empezado algo pero se había quedado inconcluso. Y ella me pidió terminarlo y ato ese trocito de tela a mi llavero para que no la dejara colgada.

Entre por la puerta y la vi sentada en el sofá con el pijama rosa que lleva con corazoncitos tomándose un colacao caliente y viendo un poco la televisión, estaba totalmente cansada exhausta de un día de ajetreo, este día le tocaba descansar pero no había salido así porque es cansado su trabajo pero también que las labores del hogar también son extenuantes y la preparación de las habitaciones para nuestros familiares también.

Bueno llegó ese momento en el que habíamos prometido los dos por la mañana pero ninguno de los dos nos habíamos acordado, ella con su cola cao, yo entrando a olvido, pero aquí el trozo de tela y mi llavero me hizo recordar que soy su Amo y que a veces el momento lo tenemos que sacar sorpresivamente, ese era uno de ellos, nuestros pequeños no estaba, la grande estaba de patinaje con sus amigos bueno en ese momento ella me vio, yo tan solo dejé el maletín. Cambio mi faceta.
Me acerqué a ella con mirada depravada, ella me miro y enseguida entendió que el que entraba por la puerta no era el típico esposo amante, sino el Amo al cual ella tenía que servir, no estaba preparada, no estaba ni siquiera pensando en la relación BDSM que tenía simplemente estaba pensando en lo calentita que estaba en que el pijama, en lo sabroso que estaba el colacao y lo entretenida que estaba la tele le costó un momento pero entendió que lo que habíamos dicho por la mañana lo iba a cumplir pero era un momento y lugar extraño, teníamos para eso nuestro garaje nuestra habitación pero ahí estaba en el sofá iba acercándome a ella y tan solo un  - buenas tardes mi zorrita, cómo está? está caliente para mí?

Ella su franqueza es lo que más le hace ser ella misma. - No me había olvidado de esta reunión con usted, lo siento ahora mismo me preparo. Hizo el amigo de prepararse pero le dije que ya lo arreglaría, porque a veces una sesión no se prepara, así simplemente cuando ya se vive el BDSM simplemente pasa ocurre los juguetes pueden ser cualquier cosa.

Tome su collar con fuerza y la levante. Ella rápido se dejó. Por la mañana me pidió que no la dejara sin terminar la sesión y me estaría esperando. Así que habia incumplido lo dicho. Es un tópico pero sirve rápido fuera corbata y dentro unas esposas improvisadas y ahí cuando ya se vio atada empezó a reaccionar. La ama de casa desapareció por completo, la madre se fue y su mirada era entre temor por no haberse acordado y el placer de empezar fuerte debido a un castigo. Juro que tenía ganas de sentarme quitarme los zapatos y ordenarle que me haga un masaje así, pero su miedo me ponía. Y lo disfrutaría ya habria tiempo para descansar después. Sabía que le gustaba sentirse forzada y llevada al límite. Pero necesitaba más herramientas para torturarla. Pero no podía dejarla sola. No debía darle un segundo para respirar, debía mantener ese vorágine de pensamientos en su cabeza. Actúe rápido y fui directo al árbol a sacar una guirnalda
No salía rápidamente y la rompí, ella se quejó pero le calle alzando la voz. Necesito una correa improvisada para mí perra ya que ella no me espero con las cosas adecuadas. Se calló cogí esa cadena improvisada y la ate como bien pude a sus esposas improvisadas. Iba a caminar rápido pero nunca tengo ni me gusta separar de la correa real de ella para pasear. Me volví hacia ella. Me voy a traer las cosas, si se rompe la cadena ( moví la guirnalda que hacía las veces de cadena) te castigo el doble. Antes de yo empezar a moverme ella ya estaba en movimiento para que la guirnalda ni siquiera se tensara. Cogí unas tenazas, pinzas, unas espuelas, cuerda, un marcador, una fusta que daba risa y un latigo de fabricación casera.
Volví al salón y cuando la mire ya estaba cachonda pérdida con miedo pero con el coño húmedo. Eso lo pensaba tuve que comprobarlo. Deslice mi mano por entre su pijama y su piel y justo lo que había pensado. Tenemos en el salón un mueble extraño que a nosotros nos sirve no es convencional pero lo utilizamos de muchas maneras, lo llamamos nuestra parada de autobús y da la sensación de tener una parada de bus en el salón pero en lugar de los asientos de metal un sofá. Os cuento esto porque rápidamente lo utilice para atarla con las manos juntas que ya estaban hacía arriba. La desnude de cintura para abajo y revise su coño le estaba gustando tanto como a mí. Al pararme y verla tuve que besarle con pasión con rabia me olvidé por un instante como había empezado esto. Y cuando me separé la deje enfurruñada, quería más, y cometió otro error, aunque ahora mientras escribo esto creo que me conoce muy bien porque utilizo un tono aún sabiendas que después la piedad los besos y caricias no volverían sino hasta acabar con ella.

- O!!! que pena!!!. No me va a poder quitar mi pijama entero, - exacto no podía estaba ya atada.

- Quién coño te dijo a ti, que te lo iba a quitar? Solo lo quiero para esto. La guirnalda que rompí la puse en su mano y con su ropa la utilice y la subí por encima de su cabeza y sin poderle mirar la cara y dejando su cuerpo a mi merced. Cogí el látigo y dije - ahora voy a intentar enseñarte a mantener la boca cerrada mi perra y empecé azotando sus tetas, un gritó, dos más al tercero ya rápido se acostumbro ...................................
Cuando la baje de ahí a recostarla en el sofá había perdido casi la conciencia. Estaba encharcado el salón o la zona donde ella estaba, había un trozo de la fusta en el sofá el otro trozo o los demás esparcidos. En la mano llevaba la guirnalda bien apretada y cuando pasó una revisión rápida me acerque a su rostro, y lo seque de todos los restos de fluidos a los que fue expuesto y la besé suavemente casi imperceptible. Para luego abrazarla cuando recobro el conocimiento del todo tan solo le dije -Feliz Navidad mi Retobada. Y se echó a mis brazos a llorar y a comerme a besos. 

Furanaoki Dec.05.2018 0 915
0 votos
Post info
Furanaoki
media/images/membership/member.png Hombre Dominante
32 años, Cartagena
Dec.05.2018 (hace 685 dias)
Acciones
Publicidad
300x250