.

.

___

Puta a domicilio

#000000;text-align:justify;">#333333;">PUTA A DOMICILIO

#000000;text-align:justify;">#333333;"> 

#000000;text-align:justify;">#333333;">Han pasado unos días, pero recuerdo perfectamente cada detalle de aquella noche. Aquella simple idea de ser usada era más eficaz que el mejor lubricante del mercado.

#000000;text-align:justify;">#333333;"> Imparable, encendí el pc dispuesta a seleccionar al candidato en una web de contactos. La tarea me llevó un rato, hasta que finalmente lo encontré. Su descripción me puso a tono, y su disposición terminó de convencerme.

#000000;text-align:justify;">#333333;"> Me dijo que le gustaría que fuese a su casa, que allí tendría todo a mi disposición para transformarme en esa puta deliciosa que tanto le llamó la atención. Aquello me dio confianza, y el pensamiento de ser su puta a domicilio me tenía al borde del éxtasis.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Sin perder tiempo me fui a la ducha, con agua muy caliente, lo cual produjo que mi excitación pensando en lo que me esperaba aumentase considerablemente.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Para la ocasión elegí, un top negro con minifalda minúscula del mismo color, tanga, liguero y medias de red a juego, corsé, y por petición suya, unas botas por encima del muslo negras de charol a juego con unos guantes largos. Lo introduje todo en mi bolsa, junto a todo el set de maquillaje y perfume.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Había pasado una hora aproximadamente cuando enfilé la puerta de la calle y pedir un taxi que me llevase a su domicilio, situado en una zona noble de Madrid, se nota que su poder adquisitivo es alto, pensé para mi.

#000000;text-align:justify;">#333333;">En 20 minutos había llegado, los nervios empezaban a aflorar, y eso que una está acostumbrada, pero siempre están ahí por la incertidumbre de quien y que te vas a encontrar. Llamé al telefonillo, me abrió la puerta y me dijo que entrase directa al cuarto de baño, ya me había explicado por teléfono donde estaba situado exactamente.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Comencé con mi ritual, mientras se escuchaba música de fondo bastante agradable y para mi gusto sensual. Me despojé de toda mi ropa, quedando al desnudo todo mi cuerpo, el cual está depilado integralmente, para maquillarme utilicé mi bata de seda negra habitual y así no mancharme mi look de zorrita.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Mi maquillaje siempre cargado, como sé que les gusta a ellos, ojos ahumados en negro y unos labios rojos intensos bien perfilados. Una vez maquillada me puse el top con sumo cuidado de no mancharlo, el liguero, el tanga por encima para que luego me lo pudiese quitar, la medias lentamente, lo cual me excita muchísimo, seguidamente la minifalda, el corsé y para terminar la botas altas y los guantes. Y como toque final mi perfume Poison de Christian Dior.

#000000;text-align:justify;">#333333;"> “¡PUTA!”, pensé. “Estás para comerte”.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Ahí terminó mi proceso de transformación y estaba totalmente dispuesta a dejarme llevar y entregarme en cuerpo y alma al hombre que me esperaba.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Salí del WC, expectante por lo que me iba a encontrar, por las fotos que vi sabía que sería un hombre maduro, bien cuidado físicamente, y por las cuatro frases que pude intercambiar con él estaba convencida de su morbosidad y que estaba dispuesto hacerme disfrutar como una perra.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Y así fue, cuando lo vi se me empapó el tanga completamente de la humedad que me produjo verlo. Alto, pelo corto, moreno con algunas canas, unos labios carnosos, ojos marrones, y un cuerpo trabajado en gimnasio. Pero lo que acabó de producirme casi un orgasmo fue su look, camiseta negra de manga corta y cuello de pico bien ajustada, la cual dejaba ver un precioso tatuaje en toda la extensión de uno de sus brazos, pantalón de cuero ajustado, y unas botas negras estilo motero. 

#000000;text-align:justify;">#333333;">“¡Que bueno está!”, me dije, pensando si yo le gustaría tanto.

#000000;text-align:justify;">#333333;"> “Hola”, le dije, mientras caminaba hacia él de forma provocativa.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Yo creía que nos daríamos dos besos para saludarnos, pero sin cortarse un pelo me plantó un beso en mis labios, lo que en lugar de dejarme descolocada me gustó mucho y fue la prueba de que realmente le gusté.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Me encanta lo guapa y zorra que te has puesto para mi” –me dijo.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Me gusta complacer en todos los sentidos a hombres como tú” –le contesté.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Es lo menos que tiene que hacer una nena sexy y sumisa como tú. Si te parece bien nos sentamos en él sofá y tomamos una copa mientras nos vamos conociendo”

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Me parece bien, tú eres el que mandas”

#000000;text-align:justify;">#333333;">Mientras él servía las copas yo me senté con mi espalda apoyada en el respaldo del sofá y las piernas cruzadas, pronunciando el esplendoroso estado de mis muslos, los cuales no dejaba de mirármelos y producía en mi una inevitable excitación.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Al principio los temas de conversación eran banales, pero no sé en que momento y sin saber por que, o sí, la conversación tomó tintes eróticos y morbosos. Me comentó que le encantan las nenas travestis y sumisas como yo, pero que no es fácil dar con tantas que sean tan femeninas y dispuestas a cumplir los deseos de un macho como él. Que lo que más le atraía de nosotras es tener a una mujer con polla para su disfrute.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Toda la conversación se dio sin dejar de sobarme las piernas de arriba abajo, por el interior de mis muslos y besándome con sus labios carnosos en ciertos momentos, mi excitación iba en aumento y le pedí permiso para poder acariciar su paquete por encima de ese pantalón de cuero que tanto me ponía, a lo que me respondió que estaría encantado de que lo hiciese.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Mi sorpresa fue, y una sorpresa muy placentera por cierto, que al empezar a acariciar su bulto por encima del pantalón, me percaté inmediatamente que no llevaba nada debajo, nada de slip, nada de bóxer, nadaaaaaaaaa…le dije que era una delicia acariciar un paquete en esas condiciones.

#000000;text-align:justify;">#333333;"> 

#000000;text-align:justify;">#333333;">“¿Tenías ganas de polla, eh putita?” –preguntó mientras yo seguía acariciando. Asentí sin dejar mi trabajo.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Sigue así, lo haces muy bien, estás consiguiendo ponérmela muy dura. Pero antes de seguir nos vamos a levantar del sofá, quiero que vayas a mi habitación y te hagas algunas fotos, yo voy enseguida”

#000000;text-align:justify;">

#000000;text-align:justify;">#333333;"> 

#000000;text-align:justify;">#333333;"> 

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Como usted quiera SEÑOR” –le contesté demostrando mi entrega hacia él.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Mientras yo me hacía un par de fotos o tres pensaba que estaría haciendo, me tenía totalmente intrigada y a la vez muy cachonda debido a como se estaba desarrollando todo. Cuando lo vi a parecer en la habitación me quedé loca. Se había quitado la camiseta, dejando ver su espectacular torso, traía en su mano unas esposas y se había puesto una máscara de cuero, para mi gozo y disfrute, mmmmmmmmm.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Estrelló su mano en mi mejilla como aviso de lo que estaba por venir. Sin perder el contacto visual, puse mi mejor mirada de zorra sumisa. Eso le excitó más, e inmediatamente colocó sus manos en mi caderas, sentándome de forma brusca en el borde de su cama. Tuvo el detalle de apartarme el pelo de la cara antes de sujetarme la cabeza y empezar a follarme la boca. Retiró mis manos de sus nalgas y las devolvió a mi espalda, me puso las esposas, consiguiendo así su total control sobre mi.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Ese fue el momento, el instante en el que se dio cuenta de mi absoluta sumisión, mi total adoración por las pollas, mi absoluta entrega. De que además de tener una mujer delante, tenía un simple instrumento para su placer. Sabía que podía hacer conmigo todo lo que quisiera. Era su esclava sexual. Yo no podía estar más cachonda.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Su polla era una delicia, una fruta prohibida, su tamaño se ajustaba a mis gustos, ni excesivamente grande ni pequeña, totalmente depilada, una piel suave de color moreno, y un glande de color rosáceo con un olor y un sabor deliciosos, se notaba que se la había limpiado a conciencia antes de nada.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Mis pendientes de aro se movían debido a sus certeros bofetones. El segundo de respiro que me ofrecía cuando notaba que ya no podía más inundaba mi cara de saliva, que caía por mi cara hasta mi falda. De vez en cuando, agarraba su polla y golpeaba con ella mis labios y mi lengua, que agradecía cada impacto ofreciéndose al siguiente.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Era mi sueño hecho realidad.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Unos minutos después, para evitar correrse, soltó mi cabeza y pude establecer mi ritmo, saborear sus huevos y devorar su polla a mi antojo; pero no pude resistir el impulso de volver a introducírmela hasta el fondo, y lo aprovechó para reanudar sus vaivenes. Con la cara totalmente empapada, mis ojos no dejaban de sonreírle. “¡Pero qué puta eres!”, repetía constantemente, variando el adjetivo con alguno de mis sinónimos favoritos.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Habrían pasado unos quince minutos desde que comenzó a follarme la boca, estaba totalmente entregada a él, podía hacer conmigo lo que quisiera, en esos momentos era la sumisa más zorra y más feliz del planeta. En ese instante dejó de hacerlo, se retiró hacia atrás y se quitó el pantalón de cuero, quedándose solo con las botas de motero puestas y la máscara.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Me levantó de la cama, me dejó de pie con las esposas todavía puestas, me levantó un poco la minifalda y apartó hacia un lado mi tanga, dejando al descubierto mi clítoris al completo. Me sentía totalmente usada, dominada, era su objeto sexual. Comenzó a acariciarme lentamente el clítoris con una de sus manos, mientras su lengua húmeda contactaba con la mía, mi excitación era extrema.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Seguidamente me volvió a sentar en el borde de la cama, me quitó las esposas y me dijo. “Quiero que te eches hacia atrás, apoyes tus manos en la cama y abras esas piernas deliciosas de puta que tienes”

#000000;text-align:justify;">

#000000;text-align:justify;">#333333;"> 

#000000;text-align:justify;">#333333;"> 

#000000;text-align:justify;">#333333;">Y así lo hice, abrí mis piernas, con los tacones de mis botas bien apoyados en el suelo, esperando que su boca y sus labios carnosos recorriesen cada centímetro de mis muslos suaves y de mi clítoris. El placer me invadía, por mi boca se escapaban irremediablemente los gemidos de una zorra entregada a su hombre. Se notaba que no era la primera vez que lo hacía, su comida de clítoris no era brusca para nada. Mi erección era plena, totalmente producida por su delicada acción en mi clítoris, nunca me lo habían comido tan bien.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“No quiero que te corras zorra” –me decía. Y para ellos manejaba el control de mi orgasmo como nadie, parando y arrancando a su antojo.

#000000;text-align:justify;">#333333;">No sé ni como lo pude evitar, la mezcla del contacto de su boca y el cuero de su máscara en mi clítoris era muy placentero, menos mal que decidió parar, si no, probablemente me hubiese corrido antes de que el me lo permitiese, y eso para una sumisa como yo es una decepción.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Ahora te vas a poner de pie, vas a apoyar tus manos en el respaldo de esta silla, y quiero que abras de nuevo tus piernas” –me dijo con voz autoritaria.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Si, mi SEÑOR” –le respondí.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Vas a comprobar mi lengua húmeda en tu delicioso culo, ZORRA”

#000000;text-align:justify;">#333333;">Y así lo hizo, en la posición que me ordenó, comenzó a introducir su encantadora lengua empapada en saliva en mi delicioso culo, todavía algo estrechito, pero que enseguida él conseguiría dilatarme. Sentía como cada vez entraba más su deliciosa lengua, lo que provocaba en mi un movimiento de culo de zorra a su entera disposición.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Me tenía totalmente desencajada del gusto que me invadía, dejó de lamerme el culo y comenzó a azotarme de forma suave, notaba como mis nalgas rebotaban en cada impacto de su mano, estaba deseando sentir su polla dentro de mi.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Repitió tres o cuatro veces la suma de azotes más sobeteo antes de ir en busca de su objetivo. Mi espalda se arqueó al sentir su índice entrando por completo en mi culito. Después de comprobar el acceso, introdujo con sumo cuidado su rabo en mi culo, el ritmo al principio era lento y suave, pero iba aumentando poco a poco, mi culo pedía ya más dureza en cada entrada y salida de su polla, lo combinaba con más azotes, por favorrrrrrrr, me tenía inundada en placer.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“¡Así puta!, mueve ese culo de zorra que tienes, hoy vas a saber lo que es un macho de verdad. –me decía ya con voz más autoritaria.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Si mi SEÑOR, soy toda suya, para lo que usted quiera. –le contesté.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Claro que eres mía PUTA, de quien si no, y te encanta sentir mi polla dentro de ti”

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Siiiiiii, me encanta mi SEÑOR”

#000000;text-align:justify;">#333333;">Después de un buen rato dándome embestidas, y reventarme el culo se sentó en el borde de la cama y dejó caer su cuerpo hacia atrás. Entendí la invitación y me arrodillé ante su polla, que nuevamente comencé a degustar, recorriéndola por completo con mi lengua. La agarré y la fui deslizando por mi cara aún inundada en saliva.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Quería provocarle, así que volví a metérmela entera levantando la mirada para cruzarla con la suya. Como yo esperaba, llevó su mano a mi cabeza e hizo fuerza hacia abajo, presionando con fuerza. Mi nivel de excitación era descomunal, así que cuando liberó la presión me puse a mamar con gran voracidad, metiéndola y sacándola por completo a gran ritmo; hasta que volvió a agarrársela para golpear mi lengua con ella.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Después de jugar un buen rato con ella se estiró para alcanzar un preservativo que tenía en la mesilla. Me apresuré a chupar mientras le quitaba el preservativo de la mano. Sin dejar de mamar, rasgué el envoltorio y lo sujeté en mi mano. Lo sujete entre mis labios y se lo coloqué sin utilizar las manos. Con su miembro ya enfundado en látex, me ordenó colocarme a cuatro patas. Obedecí sin rechistar.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Abrí las piernas todo lo que la minifalda y el tanga me permitían. Separó mis nalgas y escupió para lubricarme antes de penetrarme con su índice. Colocó su polla en mi trasero y empezó a moverla, aumentando mi deseo hasta el infinito. Por fin, empezó a presionar el centro de mi ano, abriéndose paso en mi interior. 

#000000;text-align:justify;">#333333;">Una oleada de placer recorrió mi cuerpo cuando sus huevos golpearon mi trasero. Empezó a follarme salvajemente y yo dejé caer mi cabeza sobre la almohada, totalmente entregada.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Sus acometidas me estaban llevando al séptimo cielo cuando su excesivo ímpetu provocó que su polla se saliera de su acomodo. Le sucedió una segunda ocasión, y la dureza de su rabo empezó a desaparecer.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Me giré y me la llevé a la boca, pajeándola a la par para devolverle la erección. No tardé en conseguirlo, recuperé mi posición y en breves instantes estaba de nuevo siendo follada. Tuve que agarrarme a la cama para no salir despedida. Mis gemidos eran cada vez más audibles y continuos. 

#000000;text-align:justify;">#333333;">Retiró su polla haciéndome sentir vacía, y se sentó sobre el borde de la cama, invitándome a colocarme encima. Agarré su polla y me dejé caer hasta el final, estremeciéndome de placer. Empecé a subir y bajar lentamente, incrementando el ritmo según iba ganando confianza en el apoyo de los tacones.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Apenas podía controlar mi cuerpo, que subía y bajaba sin descansar. Cuando mis músculos pedían tregua, aprovechaba para insertarme su miembro hasta el fondo y apretar hacia abajo, dibujando movimientos circulares para sentir esa polla por todo mi interior. 

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Me voy a correr, PUTA” –me dijo.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Me tumbó boca arriba y se sentó sobre mi pecho. Llevó su rabo a mis labios y correspondí con una nueva mamada. Mi garganta lo echaba de menos, y mi hombre tuvo la deferencia de volver a follarme la boca salvajemente, sujetándome las muñecas con sus manos.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Inició el proceso de masturbación mientras mi lengua se movía a mil por hora, rozando la punta de su glande una y otra vez. 

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Córrase mi SEÑOR” -imploré. “Necesito que se corra en mi cara”. Intercalaba mis ruegos con movimientos de lengua. El final estaba cerca, podía notarlo.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“¿Quieres que me corra en tu cara, putita?” -se animó mientras se la machacaba con vehemencia.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Se lo suplico, córrase ya, necesito su leche”, insistí con gestos de desesperación. Era cuestión de segundos… “¡VAMOS!

#000000;text-align:justify;">#333333;">Un potente disparo dibujó una línea blanca por toda mi lengua, subiendo por mi rostro hasta mi frente. Permanecí totalmente quieta, con la lengua fuera, mientras cuatro o cinco chorros me impregnaban.

#000000;text-align:justify;">#333333;"> “¿No te limpias?”, me preguntó. “Ahora voy” –mentí.

#000000;text-align:justify;">#333333;">“Oye, ¿por esto cobras o lo haces por amor al arte?”.

#000000;text-align:justify;">#333333;">Para hombres como usted por amor al arte.

#000000;text-align:justify;">#333333;"> 

#000000;text-align:justify;">#333333;"> 

#000000;text-align:justify;">#333333;">Ana Pleaser

#000000;text-align:justify;">#333333;"> 

#000000;"> 

AnaPleaser hace 8 dias 0 48
Comentarios
Ordenar por: 
Por pagina:
 
  • No hay comentarios todavía
1 votos
Post info
Feb.11.2019 (hace 8 dias)
Acciones
  • Tienda BDSM - Castidad-Mascaras-Fustas

  • Visitar su pagina