___

La visita al ginecólogo

Paula estaba nerviosa... Tenía 18 años e iba a ir a su revisión ginecológica... Asta la fecha no había ido a ninguna, pero le dijeron que debería de ir, hacerse una revisión y hablar sobre métodos anticonceptivos... Ella aún no había tenido relaciones y su sexualidad estaba intacta... Ella rezaba para que su doctor no fuese un hombre y se moría de la vergüenza de pensar que le vería sus más íntimas intimidades... Se acercaba la hora de la cita y ya le temblaban las piernas... Se puso una de sus braguitas de corazoncitos rosa y uno de sus sujetadores a juego, unos vaqueros un jersey, sus botas de agua su chubasquero y cogió su paraguas trasparente con nubes de colores... En la parada del autobús pensaba en que decirle al doctor... Y de ahí pasó a pensar que sucedería en la consulta... Decidió entretenerse con su móvil, se puso música y continuó su trayecto inmersa en sus canciones favoritas...

Llegó a la clínica, una señorita estaba en la recepción, ella se dirigió a la señorita y está de forma mecánica le pregunto si nombre, miro el ordenador y la dijo que esperara en la sala... Curiosamente estaba vacía... Estuvo unos minutos allí esperando pero para Paula fueron horas... Por fin la señorita del mostrador la llamó y la acompañó a la sala de la consulta...

Dentro un hombre de unos 40 años, de pelo castaño y algo canoso, con su bata blanca de médico la esperaba detrás de una mesa

- es la primera vez que viene a una consulta ginecológica?

- sí - contesto Paula muerta de la vergüenza

- de acuerdo, es importante que se relaje, señorita, le haré un cuestionario previo...

El doctor pregunto su peso, su edad, si había tenido relaciones sexuales, si tenía pareja, si conocía métodos anticonceptivos y como evitar enfermedades de transmisión sexual... Paula era muy inocente aún... Nunca había pensado en esas cosas... Sus estudios le ocupaban todo su tiempo libre y sus padres eran demasiado estrictos para dejarla salir de noche así que aunque en su DNI ponían 18 años ella aún era una niña... 

- Bien Paula, ya tengo todos los datos que necesito, ahora pasaremos a la inspección... Desnúdate entera y siéntate sobre la camilla

- tengo que estar desnuda, doctor? 

- Claro pequeña, cómo quieres que te oculte con la ropa!? - le respondió el doctor en una mezcla de sorpresa y sarcasmo...

Ella muerta de la vergüenza se dio la vuelta, mirando a la pared, intentando esconderse en ella, fue poco a poco quitándose con cuidado cada una de sus prendas... Se quitó las botas de agua y las dejo colocadas al lado del taburete, bajo tímidamente sus vaqueros, los dobló con mimo y los dejó sobre el taburete... Después se quitó el jersey e hizo lo mismo... Estaba solo con su ropa interior pero ella ya no se mantenía en pie con la flojera que le recorría sus piernas... Venga Paula, tú puedes, no te caigas, todas las mujeres hacen esto y no se mueren por ello... Se decía intentando encontrar el valor para quitar sus braguitas y el sujetador...

El doctor la miraba fijamente desde su silla, le divertía infinitamente el espectáculo que ella le estaba regalando, siendo totalmente ajena a qué él empezaba a tocar su pene ya erecto...

- venga señorita, que no tengo todo el día! - le dijo para su diversión... Ella dio el respingo que él esperaba y su perversión crecía incontroladamente... Ella se apresuró, intentando tapar con sus manos sus pechos y su pubis corrió hacia la camilla donde se sentó con la cabeza baja y los ojos clavados en el suelo...

El doctor se acercó a ella, poniendo sus dedos debajo de su mentón le levantó la cara y le dijo:

- voy a empezar la ocultación, relájate y sigue mis indicaciones, entendido?

Ella solo.contesto con un tímido movimiento de cabeza...

El doctor cogió su "especulo" se lo puso primero por la espalda

- respira hondo, estoy escuchando tu corazón y tus pulmones... Estás muy acelerada, necesito que te relajes o no sabré si tienes algún problema cardíaco...

- lo siento, pero me es muy complicado estar tranquila...

El doctor fue acercando su especulo al pecho de Paula y ella temblaba y se aceleraba...

- bueno Paula, me es imposible escuchar bien tu corazón, así que pasaré a comprar el tejido de tus mamas para ver qué tus glándulas estén bien desarrolladas y que no haya nada preocupante, levanta el brazo derecho.

Ella levantó su brazo y el acercó sus manos a su teta derecha, palpó cada milímetro de ella, tocó su pezón y lo apretó y estiró... a Paula se le escapó un quejido

- señorita, está bien, le ha dolido?

- no me dolió doctor, pero es la primera vez que alguien me toca un pezón y ... - las palabras no le salían de la boca, se le atragantaba en la garganta, dejándola sin respiración... 

- baja este brazo y levanta el otro

Repito lo mismo en el otro pecho pero en este se paró a estimularle más y mejor el pezón...

- mire señorita, si usted utiliza dos dedos para masajear el pezón este crece, se agranda... Usted se ha visto los pezones así cuando hace frío por ejemplo? Suele usar sujetadores que le aprieten mucho? 

- no, nunca me fijé en mis pezones y los sujetadores siempre me aprietan me los compra mi mamá y ella no quiere que mis pechos se noten demasiado

- pues tienes que estimularlos, sino de más mayor tendrás problemas y seguramente no puedas dar el pecho a la hora de ser madre... Haz lo tú que vea si sabes hacerlo o no

- pero doctor, delante suya? Pregunto Ella

- claro como quieres aprender si no... No tienes que hacerlo pero las consecuencias las tendrás tu el resto de tu vida...

Ella puso sus dedo índice y pulgar al rededor de su pezón y empezó a moverlos como el doctor había hecho...

-muy bien pequeña, ahora sujeta el pezón y tira de él hacía mí y cuando ya no puedas tirar más suéltalo

- así? - pregunto mientras lo hacía ...

- sí, muy bien, aprendes rápido, ahora con el otro también... 

Ella lo hizo y el doctor estaba cada vez más y más excitado ... 

- muy bien Paula tumbese en la camilla, voy a examinar su abdomen...

Ella se tumbó, los brazos junto a su cuerpo y las manos agarrando la camilla, las piernas juntas y los pies apretados.... 

-ya estamos otra vez... Relájate niña o tampoco podré explorar bien el abdomen...

- lo siento... Lo intentaré...

Cerró los ojos, soltó sus manos de la camilla y relajó sus piernas... Notó los dedos del doctor en su estómago, apretando en algunos puntos, dando pequeños golpecitos en otros... Poco a poco sus manos fueron bajando a su pelvis... El doctor acarició su monte de Venus, virgen y peludo, pero curiosamente cuidado. Tenía las inglés depiladas y los labios externos desnudos...

- Paula, usted se depila?

- sí señor, mi mamá me lleva a una estética y allí me depilan... No debo de hacer lo?

- no, al contrario, me ha sorprendido lo bien cuidado que lo tienes, ven pasa te a la silla, coloca un pié aquí, aquí el otro y baja el culete y por favor relájate, voy a explorar tu vagina...

Ella cruzó sus manos sobre su estómago, cerró sus ojos e intento estar quiera y lo más relajada que le era posible...

El doctor acarició sus labios, el interior de los muslos y le masajeó un poco las inglés para darle tiempo a relajarse... Abrió su sexo y estaba totalmente lubricado!!! Mmmm.... La pequeña Paula no está solamente nerviosa sino que está excitada aunque ni ella lo supiera pero el doctor lo acababa de descubrir... Mientras le hablaba y le daba detalles médicos sobre el tamaño del clítoris o de cómo estaba su vagina y que era el cervix, él no paraba de tocar y estimularla... Le puso un aparato para abrirla bien, le hecho un poco de suero fisiológico para limpiar bien la zona... Metió sus dedos y llego a lo más hondo... Efectivamente estaba intacto como el de una niña... Su vagina era estrecha y prieta y el velo que cubría su virginidad lo llamaba a gritos!!! Aprovecho que Paula tenía sus ojos cerrados para sacar su pene erecto, firme y deseoso de romper ese regalo que tenía delante y lo introdujo de una sola envestida! Rompió su virginidad y ella dio un buen respingo... Amarrada en la silla y con los ojos cerrados, ella no era consciente de lo que estaba ocurriendo, su cuerpo reaccionaba de forma involuntaria... Su sexo pedía más, su respiración se agitaba y sus manos se desabrocharon para ir en busca de sus tetas y sobretodo de sus pezones... Él la observaba aún con su polla dentro de ella, cómo se estremeció y como sus manos buscaba explorar su cuerpo....

Volvió a embestirla esta vez más fuerte, y otra vez... Y otra... Y otra... Ella jadeaba y se estremecia con cada una... La sangre de su virtud goteaba en el suelo y el doctor acarició su clítoris mientras seguía envistiendola... Ella estaba embriagada por tantas emociones nuevas, su mente se había ido y apagado, ya no sentía vergüenza, ya no estaba tensa... Estaba desbordada del placer, sus ojos se tornaron blancos y un grito de placer salió a la vez que el orgasmo llegaba a su interior....

El doctor también se corrió en ella, manchando con su jugo el vientre de Paula... 

El se retiró, limpió su miembro ya bien satisfecho, preparó una pipeta con suero y limpio el vientre de Paula primero y luego su interior... Paula notó el agua fria entrar en ella rebosarla y caer al cubo que había bajo su culo en la silla...

El doctor la dejo unos minutos para que se recuperase y a continuación le dijo

-Paula puedes levantarse de la silla y ya puede vestirse.

Paula se levantó temblorosa aún pero está vez sus piernas no temblaban por timidez, sino por placer... Se vistió igual de cuidadosamente que se desnudó, pero esta vez ella lo miraba a él y él a ella... Al terminar de vestir se el doctor la indicó que se sentase en la silla 

- señorita, la exploración es todo normal, no he podido escuchar bien su corazón y pulmones y tampoco he podido palpar bien su abdomen, ya que estaba demasiado tensa, si le parece bien le daré otra cita para dentro de un mes más o menos y espero que cuando llegue ese día no esté tan tensa y pueda explorarla bien...

-si doctor, siento mucho haber estado tan nerviosa...

- no pasa nada, al salir acuerde una fecha para la próxima cita con la secretaria. Espero volver a verte y más relajada. Asta entonces señorita Paula.

Paula se fue de la consulta, se dirigió al mostrador y pidió de nuevo otra cita... Y así se volvió a casa...

agapornis30 Jan.13.2018 0 2197
2 votos
Post info
agapornis30
media/images/membership/member.png Mujer Sumisa
33 años, Sevilla
Jan.13.2018 (hace 1109 dias)
Acciones
Publicidad
300x250