___

El poder del arnés

Por Imma Sust*

En el siglo XV a.C. reinó en Egipto uno de los faraones más importantes de la historia. Se llamaba Hatshepsut y era una mujer. Una reina faraona, que vivió disfrazada de hombre toda su vida para poder reinar. Se dice de ella que fue el primer transexual de la historia. Llevaba una barba postiza, vestía como un hombre y estoy segura que hoy en día llevaría puesto un arnés para ostentar todavía más poder.

¿Por qué un arnés?

Podríamos decir, hablando en términos sexuales (no es para ir de escalada, aunque la forma puede ser bastante parecida), que se trata de un conjunto de telas, estratégicamente unidas, que sujetan un dildo en nuestro pubis, dando así la sensación real de que tenemos pene. Anahí Canela (sexóloga y conocida por educar sobre squirting, placer anal y sexualidad, en general) utiliza el arnés como arma de trabajo al impartir muchos de sus talleres. Por ejemplo, en el taller de Squirting y Punto G., se coloca un arnés con un buen dildo de forma fálica para explicar cual es la mejor postura para llegar al orgasmo cuando hablamos de penetración.

Es ponerse el arnés y las caras de las personas que asisten al taller cambian de forma radical. Envidia, admiración o sorpresa. Cada uno lo vive de diferente manera, pero ella se siente poderosa al mostrarse con su pene. La verdad es que le queda de maravilla. Es curioso ver cómo muchas mujeres que asisten al taller, la mayoría heterosexuales, que jamás habían pensado en utilizar este artilugio en sus
relaciones, se animan a probárselo y se sienten cómodas, felices, plenas y por qué no... poderosas con ese artefacto, que no necesita ser cogido con las manos.
ver, ¿quién puede utilizar arnés?

Las compradoras más habituales son las parejas de chicas. Una de ellas se coloca el arnés con su dildo correspondiente y penetra vaginalmente a la otra. En este caso, el arnés y el pene le dan a la mujer el poder del control. La chica del dildo da y la otra recibe. Cuando te toca dar, te sientes importante. Marcas el ritmo y tú decides por donde van los tiros. Y tienes las manos libres para acariciar el cuerpo de tu pareja sin problema. En este tipo de relaciones, también se lleva el arnés con doble dildo. De manera que la mujer que penetra es penetrada a la vez. No hay nada más práctico ni más cómodo.

Una mujer hetero penetra a su macho hetero de forma anal. Muchos hombres se resisten hasta que reconocen, no solamente el placer que les produce ser penetrados de forma anal, sino el morbo que les da ver a su chica convertida en… ¿otro/a? Aquí el cambio de roles es muy importante. La mujer pasa a ser el sujeto masculino, en el sentido físico de la palabra. No se trata de sentirse hombre, o transexual. Aunque está claro que las fantasías son libres y todos nos sentimos como nos da la gana pero, en general, la mujer hetero que se pone el arnés con el dildo, se siente 'mujer con pene', súperpoderosa. Lo tiene absolutamente todo: vagina, pene, trasero, un par de pechos y un marido sumiso que se deja penetrar. ¿Qué más se puede pedir?

Un hombre con un pene muy pequeño o con problemas de erección. Este caso es más común de lo que parece y no nos tiene que incomodar o avergonzar. Existen numerosos arneses con dildos huecos pensados para estos casos. El hombre se lo coloca, esconde su pequeño pene, o su pene no erecto en su interior y automáticamente se convierte en otro. Ahora es: ¡un hombre con un buen pene! No hay problema si existe solución. Y el arnés es una gran solución en estos casos.

Un hombre que desea penetrar doblemente a su chica. Sí, eso es posible gracias a un arnés que tiene un pene especial para practicar sexo anal. Colocado de tal forma que el pene de verdad también pueda participar en la fiesta. La doble penetración más perfecta que una mujer pueda desear. Aquí, el poder del hombre e infinito. Tiene dos penes, uno para la vagina y otro para el ano, y esto le convierte directamente en un súper hombre.

Y si quieres, el arnés eres tú. Atrévete a sujetar un dildo doble sin arnés. Se trata de un juguete sexual pensado para la mujer. Esta, con ese maravilloso juguete, puede penetrar a quien quiera. Eso sí, hay que estar en forma y con su buen suelo pélvico para poder aguantarlo. ¿Te atreves?

sunev May.14.2020 0 89
3 votos
Post info
sunev
media/images/membership/1453199367.png Hombre Fetichista
42 años, Zaragoza
May.14.2020 (hace 22 dias)
Acciones